Premios BiC
Entrevista/ Jornada ’Avanzando hacia el futuro del VIH’

br

R.C. Madrid | viernes, 01 de febrero de 2013 h |

Bajo el título ‘Avanzando hacia el futuro del VIH’, más de 200 expertos internacionales se reunieron el pasado 25 de enero en Madrid para abordar en qué situación se encuentra actualmente el VIH. De los temas que se trataron en este encuentro y de lo que implican realmente los últimos avances en esta infección ha hablado con GM Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal.

Pregunta. ¿Qué temas destacaría de estas jornadas?

Respuesta. Lo más importante fue la revisión de datos al respecto de las ventajas que supone la administración del tratamiento antirretroviral con un comprimido único en el cumplimiento terapéutico de los pacientes. Además, también se revisaron datos de ahorro en el sistema. Por otro lado, se habló también de la necesidad de diagnosticar a los pacientes cuanto antes, ya que el tratamiento antirretroviral es la medida más eficaz tanto para prevenir la transmisión como la aparición de nuevos casos. Ya por último, en el tercer bloque se habló de la activación inmunológica persistente en la que, a pesar de que el individuo se tome el tratamiento antirretroviral y de que el virus esté controlado, persiste un grado de activación inmunológica y un grado de inflamación en el cuerpo, responsables de que el virus no se elimine y de que siga habiendo daños.

P. ¿Podría convertirse este comprimido único en el tratamiento antirretroviral de elección?

R. En cualquier enfermedad, cuanto más sencillo y mejor tolerado sea el tratamiento, más posibilidades tenemos de que los pacientes se lo tomen y, por lo tanto, de que sea eficaz. Además, si se exige un tratamiento para toda la vida, se convierte en una obligación que tenga poca toxicidad y que interfiera lo menos posible en la vida del paciente. Antes, se convertía en un acto heroico el lograr ser adherente y ahora tenemos una pastilla única, bien tolerada, que se administra una sola vez al día y en cualquier condición, por lo que es natural que se convierta en el tratamiento de elección. Efectivamente, la inmensa mayoría de las recomendaciones a nivel mundial se refieren a su administración en forma de pastilla única, siempre que sea posible.

P. El Clínic de Barcelona presentó en enero una vacuna terapéutica. ¿Qué opina de ella?

R. Entendiendo su carácter terapéutico, lo que se ha demostrado es que esta vacuna tiene una cierta respuesta frente al virus y disminuye algo la carga viral del individuo, sin medicamentos. Pero está muy lejos de ser una realidad clínica y, de hecho, no se sabe si tendrá alguna utilidad porque, en todo caso, esta vacuna habrá que utilizarla junto a otras medidas que ayudaran a curar la infección por el VIH. Está bien porque supone un paso más en el conocimiento, pero no alcanza el nivel de remedio terapéutico todavía.

P. Además, se han producido numerosos avances en el conocimiento de la replicación del virus, su mecanismo de acción…

R. Identificar un determinado mecanismo puede significar que en el futuro se pueda utilizar con utilidad terapéutica, pero hoy por hoy no. Son hallazgos meramente de la ciencia básica. Por más que estemos encantados de que se produzcan avances, es algo que hay que conducir. Y sí, se ve con optimismo porque, por ejemplo en el terreno de la curación, se van dando pasitos y algunos de ellos se han publicado en Nature. Y lo que antes parecía una irrealidad, hoy es un tema de conversación entre médicos y pacientes. ¿Es posible curar el VIH? Pues nosotros tenemos la impresión de que sí que es posible curarlo.

P. ¿Qué importancia tiene aquí el diagnóstico precoz?

R. En España diagnosticamos cada año entre 2.500 y 4.000 personas nuevas con infección por VIH. Por eso, el desafío es ahora que la gente que está infectada se entere y que se ponga en tratamiento para no transmitir la infección. Y esto requiere no sólo que los profesionales estemos muy concienciados, sino que la administración sanitaria ponga los medios. Llevamos mucho tiempo insistiendo en este aspecto, pero no ha habido ningún movimiento hacia delante.

P. ¿Qué retos tienen para los próximos años?

R. Mejorar lo poquito que queda ya por mejorar en tratamiento antirretroviral y trabajar en la curación, con pasitos pequeños pero avanzando. Además, también se está trabajando intensamente en la vacuna para la prevención, pero eso va más lento.