| viernes, 04 de diciembre de 2015 h |

La semana pasada, el Gobierno autonómico de Gales (el primer ministro, Carwyn Jones, en la foto) daba salida a la nueva ley de donantes de órganos en Gales. Una normativa que mira con inquietud el resto de Reino Unido para ver cómo se desarrolla y cuántos pacientes pueden beneficiarse del nuevo sistema. La ley establece que se considerará que todas las personas mayores de 18 años que llevan más de un año residiendo en Gales son donantes de órganos a no ser que se hayan excluido previamente del sistema sanitario de donantes. En total, cerca de 86.000 ciudadanos ya lo han hecho.