Premios BiC
Gaceta Médica Madrid | miércoles, 05 de noviembre de 2014 h |

Tras permanecer ingresada en el Hospital Carlos III desde el lunes 6 de octubre a causa de la enfermedad por el virus del Ébola (EVE), Teresa Romero recibe hoy el alta médica. A partir de ahora, la paciente podrá realizar una vida normal y no precisa realizar un seguimiento especial. Según el comunicado del Hospital el virus del Ébola no tiene capacidad de establecer infecciones crónicas en un enfermo y no se comporta como los virus del VIH o de la Hepatitis C; por lo que una vez recuperado el paciente, no queda rastro del virus.

En este sentido, la dirección del Hospital Universitario La Paz-Carlos III ha expresado públicamente su reconocimiento y agradecimiento al equipo asistencial por el elevado nivel de profesionalidad mostrado en todas sus actuaciones relacionadas con el cuidado tanto de la paciente y profesional del centro, Teresa Romero, así como de todas las personas que han estado en observación en este hospital.

El personal asistencial ha estado bajo vigilancia activa por parte del Servicio de Prevención de Riesgos del hospital desde el ingreso de la paciente. Además, cada trabajador continuará en vigilancia durante los 21 días posteriores a su última exposición. Estos días cuentan a partir del 1 de noviembre, día en que se levantó el aislamiento, por lo que los controles finalizarán el 22 de noviembre para el equipo asistencial, el día 25 para el personal sanitario que entró ayer a realizar la limpieza de la habitación y el día

26 para el personal de la empresa de biodescontaminación.

Las medidas de control para la vigilancia activa son tomar la temperatura corporal dos veces al día y alertar en caso de superar los 37,7ºC, según establece el nuevo protocolo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Asimismo, el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales realiza control de sintomatología y revisión con cada trabajador de las medidas de protección mediante un control presencial, así como control telefónico incluidos sábados y domingos.

La habitación utilizada en la planta 6 será biodescontaminada hoy, utilizando el mismo sistema que en ocasiones anteriores. Se utiliza tecnología con vapor de peróxido de hidrógeno (tecnología VHP), que genera vapor seco de alta potencia capaz de provocar una muerte biológica en un corto espacio de tiempo. Una vez finalizada la fase de descontaminación, está garantizada al 100 por ciento la seguridad de todo el entorno.

Desde el hospital se recuerda que el virus Ébola no se transmite ni por el agua, ni por el aire, ni por los alimentos, aunque se recomienda no consumir carne de animales cuya importación no está autorizada en la UE. Los pacientes asintomáticos tampoco transmiten la infección. Tampoco existe evidencia científica de que se transmita por animales no mamíferos, como insectos, aves, etc.

En la actualidad hay dos brotes distintos de enfermedad por el virus del Ébola en África: el brote que está afectando a varios países de África Occidental y el brote de la República Democrática del Congo. La OMS distingue dos categorías de países afectados en el brote de África Occidental, en función de la intensidad de la transmisión: los países con transmisión extendida e intensa (Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia) y los países con una transmisión localizada (Nigeria, EEUU y España).

Actividad normalizada

El Hospital Carlos III, adscrito por resolución de la Consejería de Sanidad el 25 de noviembre de 2013 al Hospital La Paz recobra a partir de ahora su actividad normal. Además de las consultas que han funcionado en todo momento, desde el lunes han empezado a ingresar pacientes en la planta tres del centro.

Al quedar liberada la planta seis se actuará sobre las cuatro habitaciones antiguas con el objetivo de acometer obras de mejora y ampliación de las esclusas. El dispositivo para pacientes con sospecha o confirmado de EVE cuenta ya con cuatro habitaciones con presión negativa y esclusas de mayor tamaño así como con cámaras de seguimiento tanto en la habitación como en la propia esclusa.

La Unidad de Enfermedades Tropicales y del Viajero depende del Servicio de Medicina Interna. Actualmente cuenta con dos consultas de Medicina Tropical y otras tres de Medicina del Viajero que funcionan los cinco días de la semana en horario de mañana y tarde. Esta especialidad es histórica en el Hospital Carlos III ya que recoge la herencia del antiguo Hospital del Rey, especializado en enfermedades infecciosas y donde la medicina tropical y del viajero ya estaba presente desde principios del siglo pasado. En 1977 se inició la actividad con el doctor Sabino Puente, recientemente jubilado.

La consulta del viajero de esta unidad es de las pocas que ofrecen una atención integral al viajero tanto antes como después del viaje. Está dirigida a las personas que van a emprender un viaje al extranjero, especialmente a zonas donde existe un riesgo sanitario de cualquier tipo. Las patologías más frecuentes que se abordan en ella, y que los viajeros a zonas tropicales deben tener en cuenta, son las transmitidas por alimentos como la diarrea del viajero (bacterias, virus, parasitosis intestinales,…), hepatitis A, fiebre tifoidea, las transmitidas por picaduras de mosquito como son la malaria o paludismo, dengue, chikungunya y fiebre amarilla así como por otros parásitos que se transmiten a través de la piel sana al caminar sobre la arena o al bañarse en aguas dulces.