| viernes, 30 de agosto de 2013 h |

Una de las áreas en las que están invirtiendo esfuerzo y dinero las compañías farmacéuticas es la del sistema nervioso central (SNC). Uno de los laboratorios que ha apostado por ella es Roche. George Garibaldi, director global de Desarrollo en Neurociencias de la firma suiza, ha detallado para GM los avances en los que trabaja actualmente la compañía y que podría trasladarse al mercado a medio plazo.

Pregunta. ¿Por qué ha decidido Roche entrar en el área de SNC? ¿Qué potencialidades ofrece?

Respuesta. Existe una gran necesidad de tratamientos eficaces para problemas no resueltos en esta área. La esquizofrenia, la esclerosis múltiple o la enfermedad de Alzheimer afectan a millones de personas en todo el mundo. Debido a la naturaleza crónica de estas enfermedades, tienen también un impacto enorme en sus familiares y cuidadores. Concretamente, nuestro portfolio se dirige a proporcionar terapias emergentes para trastornos neurodegenerativos y del neurodesarrollo, así como en psiquiatría.

P. ¿Qué enfermedades ofrecen un mayor margen para la I+D para la producción de avances?

R. Nosotros nos estamos centrando en psiquiatría, concretamente a la esquizofrenia, con terapias que se dirigen a los síntomas negativos y a la mejora cognitiva, mientras que la mayoría de los tratamientos existentes van dirigidos a los síntomas positivos, y la depresión mayor con respuesta subóptima al tratamiento. También estamos trabajando en enfermedades neurodegenerativas como Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple. Por último, un área novedosa en la que estamos avanzando es la de los trastornos del neurodesarrollo. Incluye los trastornos del espectro autista, el síndrome de Down y otros tipos de deficiencias mentales determinadas genética o ambientalmente, centrándonos en los síntomas principales.

P. ¿Cuántos compuestos tienen en el pipeline?

R. En total, Roche tiene 14 compuestos en desarrollo en el área de neurociencias para ayudar a pacientes con esquizofrenia, esclerosis múltiple, Alzheimer, depresión mayor, autismo, síndrome del X Frágil y síndrome de Down.

P. ¿Investigación propia o de algunas de las compañías recientemente adquiridas?

R. Roche cuenta con una fuerte estructura de investigación y la mayoría de nuestros programas de neurociencias provienen de nuestros centros de investigación en Basilea o San Francisco. No obstante, reconocemos la importancia de innovaciones externas. Establecer colaboraciones es clave en nuestra estrategia en I+D.

P. ¿Cuáles son los productos que están en fase más avanzada? ¿Qué novedades introducen?

R. Contamos con tres compuestos en ensayos de fase III, incluidos bitopertin (esquizofrenia), ocrelizumab (esclerosis múltiple) y gantenerumab (Alzheimer). Bitopertin es un mecanismo novedoso dirigido al sistema del glutamato, que es susceptible de desempeñar un papel en la esquizofrenia. Con este fármaco hemos desarrollado dos nuevas indicaciones: síntomas negativos y síntomas subóptimos en esquizofrenia.

Ocrelizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado dirigido selectivamente a las células CD20 + B. Actualmente se está estudiando en esclerosis múltiple (EM) con recaídas y remisiones, así como en EM primaria progresiva. Y gantenerumab es un anticuerpo monoclonal anti-proteína amiloide (Aß) para la enfermedad de Alzheimer. Está dirigido a agregados de Aß, como oligómeros, fibrillas y placas.

P. ¿Cuándo podrían estar esos productos en el mercado?

R. Todos los ensayos de fase III están en curso. En lo que respecta a los resultados de los estudios, los de bitopertin se presentarán a la agencia reguladora en 2014 y, en 2015, los de ocrelizumab. Y ya tenemos previsto un análisis de eficacia primaria para gantenerumab en 2016.

P. ¿Se integran estas moléculas en la línea de medicina personalizada iniciada por Roche en el área de cáncer o esto no es aún posible en esta área terapéutica?

R. En 2006, Roche convirtió la medicina personalizada en el núcleo de su estrategia. En neurociencias, cuando procede, aplicamos este enfoque y hemos establecido un programa de diagnóstico complementario para todos los fármacos en desarrollo.

P. ¿Qué importancia tiene la personalización para los pacientes y para los gestores sanitarios?

R. Los pacientes, médicos y gestores sanitarios esperan tratamientos farmacológicos innovadores, seguros y eficaces, y ahí entra la personalización. Para Roche es esencial optimizar la relación riesgo-beneficio de los tratamientos, mejorar la relación coste-beneficio, conseguir medicinas altamente diferenciadas, aportando así beneficios claramente definidos para los pacientes.