INVESTIGACIÓN/ 4ª Conferencia Internacional sobre tumores hereditarios

br

BRCA1 y 2 sólo explican el 20% de las familias con tumor de mama hereditario

La ultrasecuenciación desentrañará genes responsables hasta hoy desconocidos

| 2010-06-11T16:44:00+02:00 h |

El diagnóstico genético de la neurofibromatosis de tipo 1 ha mejorado mucho en los últimos años, ya que se ha pasado de las técnicas de cribado a la secuenciación completa de toda la región codificadora del gen NF1, y se han incorporado técnicas de detección de alteraciones del número de copias de material genético, según explicó Conxi Lázaro, del Instituto Catalán de Oncología (ICO). “Actualmente la tasa de mutación en pacientes con criterios clínicos de NF1 se sitúa en más del 90 por ciento”, matizó. Sin embargo, uno de los retos en el conocimiento de la NF1 reside en el desarrollo de herramientas que permitan predecir el curso de la enfermedad. “No existen dos pacientes iguales, aunque tengan la misma mutación genética, y a día de hoy, no somos capaces de saber cómo evolucionará la enfermedad en las personas afectadas”, declaró la experta.

Por otro lado, en 2007 se identificó el gen Spred1,que está mutado en un grupo de pacientes con unos criterios clínicos muy parecidos a la NF1. A raíz de este hallazgo, se ha descrito un nuevo síndrome, el de Legius. “Actualmente se están evaluando clínicamente estos pacientes para redefinir los criterios diagnósticos de las dos enfermedades”, concluyó Lázaro.

Cecilia Ossorio

Barcelona

Hay alrededor de 200 síndromes relacionados con cáncer, algunos de ellos muy poco frecuentes. En cáncer familiar, si bien es interesante desarrollar nuevos tratamientos dirigidos a los pacientes con determinadas alteraciones genéticas, lo es aún más identificar nuevos genes que puedan explicar cánceres o tipos hereditarios cuyas causas son hoy desconocidas. Así lo explicó a GM Javier Benítez, director del Programa de Genética del Cáncer Humano del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIO), que coordinó la semana pasada la 4ª Conferencia Internacional de Cáncer Hereditario en Madrid.

Por otro lado, surge la necesidad de “seguir completando el perfil genético de otros síndromes de cáncer más frecuentes, de los que conocemos algún gen que explica un porcentaje de familias, pero no el cien por cien”, señaló Benítez. Por ejemplo, en cáncer de mama hereditario son conocidos los genes BRCA1 y BRCA2, que son la causa del 20 por ciento de los casos. “Esto significa que queda un 80 por ciento de familias que no se explican por esos dos genes. Hay que seguir buscando para completar el espectro”, puntualizó.

En este sentido, el investigador destacó el avance que ha supuesto la incorporación de las tecnologías masivas de secuenciación (ultrasecuenciadores) del genoma. “Han aparecido hace un año escasamente, pero en un corto espacio de tiempo, de entre dos y cinco años, permitirán poner de manifiesto un número de genes muy importante, y en cáncer hereditario, con la secuenciación de uno o dos miembros de una familia, se identificará la mutación responsable de ese cáncer”, subrayó. Un ejemplo muy interesante es la identificación del gen PALB2, que se identificó mediante ultrasecuenciación a finales del año pasado como responsable de un pequeño porcentaje de familias con cáncer de páncreas hereditario.

Otra teoría alternativa, según matizó Benítez, es la del modelo poligénico multifactorial, es decir, que muchos cánceres familiares se deban a “un cúmulo de una gran cantidad de genes que tienen un efecto muy pequeño”.

En estos casos, gracias también a las nuevas técnicas de genotipación masiva, que permiten analizar un millón de variantes genéticas, están empezando a conocer los genes de baja susceptibilidad, que confieren un riesgo muy bajo. “En cáncer de mama, tenemos identificados 18 genes de susceptibilidad, que en conjunto explicarían hasta un 8 por ciento del riesgo de cáncer familiar. En cáncer de próstata, los genes que se han identificado hasta ahora explicarían hasta un 20 por ciento de los casos familiares”, especificó.

Sin pistas en pulmón

Una tarea pendiente con las técnicas de secuenciación masiva es hallar algún gen de susceptibilidad al cáncer de pulmón, ya que en la actualidad no hay ningún gen responsable de una forma hereditaria. “Sin embargo, encontramos casos de familias con varios miembros afectados, jóvenes y no fumadores; no sabemos si es que no existen, o es que no se han identificado”, señaló Benítez. Si bien hasta ahora estudiar a varios componentes de una familia había sido “misión imposible” debido a la alta mortalidad ligada a la agresividad del tumor, las nuevas técnicas solventarían este problema secuenciando los genes de los miembros vivos con cáncer de pulmón.