Premios BiC
E.M.C. Madrid | viernes, 03 de octubre de 2014 h |

A partir del uno de noviembre se espera que sofosbuvir forme parte del nomenclátor del Sistema Nacional de Salud (SNS). La Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos dio el visto bueno el pasado día 30 de septiembre a la financiación de este medicamento contra la hepatitis C. La aprobación acota el uso en los estadios de la enfermedad que carecen de tratamiento eficaz en la actualidad, de acuerdo al informe de posicionamiento terapéutico elaborado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos sanitarios en colaboración con comunidades autónomas y sociedades científicas, según subraya el ministerio.

Sanidad recuerda que este fármaco sólo está financiado por los sistemas nacionales de salud de Luxemburgo, Bélgica y Suiza, y explica que tras este paso quedan otros pendientes, como la ratificación de los acuerdos, el trámite de audiencia y aceptación por parte de la empresa, en este caso Gilead, y la emisión de resolución, hasta su incorporación en el nomenclátor de facturación del SNS.

En cualquier caso, el ministerio remarca que se deben continuar utilizando los fármacos cuyos perfiles de eficacia y seguridad son bien conocidos (ribavirina, interferón, boceprevir, telaprevir y simeprevir) en pacientes para los que sean una alternativa terapéutica eficaz.

El acuerdo contempla que durante el primer año de comercialización se establezca un techo de gasto de 125 millones de euros, aunque no hay datos exactos sobre el precio acordado por tratamiento.

La falta de información ha llevado al portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez-Olmos, a registrar en el Congreso de los Diputados una batería de preguntas con la que pretende despejar dudas sobre el número de pacientes que podrán beneficiarse del nuevo medicamento, el impacto estimado en las comunidades autónomas y la posible compensación del gasto que tendrán que asumir por la incorporación del medicamento, entre otras. Además, salvo cambios de última hora, Martínez-Olmos defenderá en la próxima Comisión de Sanidad una proposición no de ley que reclama un acceso equitativo a los nuevos tratamientos de hepatitis C y pide la puesta en marcha de un plan nacional que lo garantice.

Desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, el presidente de su grupo de Hepatitis, Juan Antonio Pineda, estima que alrededor de 8.000 pacientes podrán beneficiarse a corto plazo de este medicamento. Poco a poco, espera, se irá utilizando en pacientes menos graves, de manera que calcula que puedan beneficiarse decenas de miles de enfermos de los más de 800.000 afectados en España.

Pineda asegura que estamos ante una oportunidad histórica para erradicar el virus y pide a las autoridades un compromiso en campañas de detección precoz y a los laboratorios un esfuerzo económico para conseguir que el tratamiento con todos los medicamentos sea accesible para todos los pacientes.