| viernes, 06 de mayo de 2011 h |

La cirugía ambulatoria es igual de efectiva que la cirugía con hospitalización, según se desprende de un estudio realizado por la Clínica Londres, presentado en el marco del congreso. Asimismo, con la cirugía mayor ambulatoria (CMA) en el postoperatorio, las complicaciones se redujeron a dolor leve en un 6 por ciento de los casos, mareos en el cuatro por ciento, y náuseas o vómitos en el tres por ciento de los casos. El estudio se realizó sobre una muestra de 2.262 pacientes, de los cuales 958 fueron por operados por motivos estéticos y 1.304 tratados para la colocación, retirada y endoscopia diagnóstica de balón intragástrico. Los procedimientos, que siguieron el protocolo de verificación de cirugía segura de la Organización Mundial de la Salud 2008 adaptado y diferenciado por cirugía y balón intragástrico, tuvieron una duración media de 81 minutos y el alta domiciliaria no superó las tres horas.

E.S.C

Madrid

Los indicadores de riesgo, las nuevas técnicas microbiológicas diagnósticas y las próximas alternativas terapéuticas centraron la mesa redonda “Re-piensa en sépsis: Replanteamiento de las terapias en la sépsis grave”, que tuvo lugar dentro del 30º Congreso de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar), que se celebró en Madrid la semana pasada.

Tras una revisión bibliográfica sobre indicadores de riesgo y pronóstico empleados en la práctica clínica en este tipo de casos, Juan Carlos Valía, jefe de Anestesiología y Unidad de Reanimación del Hospital General de Valencia, destacó el sistema SOFA como “el indicador ideal” pues además de estar “validado en Europa y específicamente para paciente séptico, con evaluación secuencial del compromiso y de uso fácil”.

De forma más específica su recomendación para cada caso fue: SAPS II al ingreso; SOFA al ingreso y evolución; Scores específicos según la patología.

Sobre la “la importancia del diagnóstico microbiológico precoz” habló Benito Regueiro. del Servicio de Microbiología del Hospital de Santiago de Compostela.

El experto hizo alusión a un estudio multicéntrico (en el que participó su centro junto a otros cuatro hospitales de todo el mundo), en el que se comparaba el uso de la tecnología molecular genómica con la convencional. “Logramos reducir el tiempo necesario para el diagnóstico de 6 horas y 54 minutos a 3 horas y 56 minutos, y el de manejo técnico de 252 a 49”, aseguró.

Futuro

Por último, César Aldecoa, jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Río Hortega de Valladolid, en su ponencia “¿Hay alternativas terapéuticas en la sepsis del paciente quirúrgico?” señaló el cumplimiento de las bundles (conjunto de medidas que aplicadas a la vez obtienen mejores resultados que si se hacen por separado), la optimización preoperatoria, el uso de la proteína C activada y el uso de estatinas e inmunomoduladores podrán mejorar, en un futuro no muy lejano, el abordaje de la sépsis grave.