Premios BiC
A.F Madrid | viernes, 17 de abril de 2015 h |

Alrededor del 30 por ciento de los actos sanitarios deberían dejar de hacerse porque tienen un escaso valor y, además, a pesar de las dificultades económicas actuales, se siguen financiando algunas tecnologías cuyo valor es “escaso”. Así se puso de manifiesto durante la mesa ‘Desinversión-Reinversión’, celebrada en el XVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (Sedap), que se celebró en Palma de Mallorca bajo el lema ‘Atención Primaria: Marcando Rumbo’.

Eusebi Castaño, jefe del Servicio de Planificación Sanitaria de la Dirección General de Gestión Económica y Farmacia de la Conselleria de Salut de Islas Baleares, afirmó que este concepto de desinversión responde a la idea de gastar mejor, y eso implica la necesidad de dejar de llevar a cabo procesos explícitos “de dudoso valor clínico”.

Dejar de hacer

En esta línea, el presidente de la Sedap, Ramón Morera, explicó a GM que es necesario “dejar de hacer” para después invertir en nuevas tareas.

Los expertos quisieron dejar claro en este sentido que cuando se habla de desinversión se trata de “una reinversión implícita”, ya que lo importante es la sostenibilidad, y ese es el otro lado de la misma moneda.

Asimismo, abogaron por reinvertir el dinero desinvertido en los pacientes y los profesionales, fundamentalmente en cuidados paliativos y en el personal de AP.

En otro orden de cosas, Morera destacó “el enorme potencial” de la AP, su flexibilidad para adaptarse a los cambios y el gran compromiso social que tienen todos sus profesionales. Y es que, a su juicio, las administraciones sanitarias “no deben ignorar” la situación en la que se encuentra actualmente el primer nivel “por el bien del conjunto del sistema”.

En cuanto a la telemedicina, la subdirectora xeral de Avaliación Asistencial e Garantías del Servizo Galego de Saúde, Susana Cerqueiro, aseguró que con nuevos mecanismos de comunicación se acortan plazos, se dan resultados más rápidos y se evitan desplazamientos innecesarios de los pacientes, “algo que ellos mismos valoran muy positivamente”.