José A. Rodríguez Barcelona | viernes, 17 de octubre de 2014 h |

Secukinumab sigue arrojando datos positivos de eficacia como tratamiento contra la psoriasis. A los nuevos análisis de datos de fase III presentados en el 23o Congreso de la Sociedad Europea de Dermatología y Venereología, celebrado en Ámsterdam, se suman los buenos resultados publicados en los últimos meses. En concreto, los nuevos análisis muestran la consistente eficacia de secukinumab en el blanqueamiento de la piel con psoriasis independientemente de la gravedad de los pacientes al iniciar el tratamiento. Este hecho es especialmente relevante ya que la gravedad de los pacientes con psoriasis al empezar la terapia afecta negativamente a su respuesta a otros fármacos. Además, la mayoría de los pacientes con psoriasis moderada o grave experimentaron un blanqueamiento total o prácticamente total de la piel, según las mediciones del Área de Psoriasis e Índice de Gravedad 100 o 90 (PASI 100/PASI 90). Por otro lado, destaca que el blanqueamiento de la piel se mantuvo durante el año de tratamiento. Cabe recordar que la edición online del New England Journal of Medicine (NEJM) publicaba el pasado mes de julio que más del 70 por ciento de los pacientes tratados con secukinumab 300 mg consiguieron un blanqueamiento total o prácticamente total de la piel durante las 16 primeras semanas de tratamiento.

Secukinumab es un anticuerpo monoclonal totalmente humano desarrollado por Novartis que inhibe la interleuquina 17A (IL-17A). La IL-17A es una citoquina producida por los linfocitos T y, como explica Lluis Puig, director del Servicio de Dermatología del Hospital de Sant Pau de Barcelona, “es la responsable directa de los cambios que se producen en la piel con esta patología y, probablemente, en la artrosis psoriásica”. La presencia de IL-17A se multiplica por seis en las personas que padecen psoriasis. Esta citoquina envía señales a los queratinocitos, que crecen en número y generan las placas y la piel gruesa. También envían señales a las células que luchan contra las infecciones, que acuden al lugar donde la piel cambia y causan picor. A su vez, estas células crean más IL-17A, lo que genera un círculo vicioso. Precisamente, el objetivo de secukinumab es cortocicuitar el círculo inhibiendo la acción de
IL-17A.

Más rápido y más profundo

Una de las ventajas de este tratamiento en desarrollo es, como señala Puig, que “actúa mucho más rápido que otras moléculas y tiene una acción mucho más profunda en la piel”. Como explica este especialista, las moléculas clásicas suelen conseguir que el 40 por ciento de los pacientes lleguen a PASI 90. Pero secukinumab logra que la mayoría lleguen a 90 o 100. “Y con una tasa de efectos secundarios parecida a etanercept, que es el estándar de eficacia”, apunta Puig.

Por otro lado, los estudios realizados hasta la fecha no han mostrado que secukinumab debilite el sistema inmune, como sí hacen otros tratamientos para la psoriasis. Además, como apunta Esteban Daudén, jefe de Sección de Dermatología del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, “con la información de la que se dispone hasta ahora no parece que haya toxicidad acumulativa”. De este modo, los pacientes evitarían el vía crucis de tener que abandonar tratamientos que, aunque son eficaces, generan hepatotoxicidad con el paso del tiempo. Por otro lado, Daudén también destaca la importancia de poder contar en el futuro con nuevos tratamientos que permitan aumentar la calidad de vida de las personas que sufren psoriasis. “Es una enfermedad sistémica, que va más allá de la piel, ya que también puede afectar a las articulaciones y la vida social del paciente”.

Este anticuerpo monoclonal se administra en forma de inyección y también está en estudio para la artritis psoriásica y otras patologías, como la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide. Novartis ha anunciado que está previsto que se adelante la recomendación del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) para el último trimestre de este año.

El blanqueamiento de la piel con secukinumab se mantiene durante todo el año de tratamiento

Este fármaco es un inhibidor de IL-17A, citoquina cuya presencia se multiplica por seis en la psoriasis