GM Madrid | viernes, 18 de septiembre de 2015 h |

El secretario general del sindicato de enfermería Satse Madrid, José Manuel Freire Calvo, ha remitido una carta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la que le reclama “la aplicación inmediata del Real Decreto-ley 10/2015, para que se reviertan parte de los recortes aplicados al personal dependiente del Servicio Madrileño de Salud (Sermas)”.

En su misiva, Freire ha recordado a Cifuentes que en la comunidad autónoma madrileña la reestructuración del gasto corriente del personal al servicio de la Administración “ha sido el instrumento principal de lucha contra la crisis regional, habiendo sido el sanitario, un sector enormemente afectado”. Al igual que en el resto de las comunidades autónomas, el gasto en recursos humanos se ha visto especialmente mermado a raíz del comienzo de la crisis económica, debido por un lado, a la reducción de plantillas; y, por otro, a la de retribuciones.

La carta se enmarca en un contexto en el que los responsables del Sistema Nacional de Salud, con el ministro Alfonso Alonso a la cabeza, han señalado la necesidad de premiar a los profesionales sanitarios por los esfuerzos realizados durante este periodo de crisis económica.

El portavoz del sindicato enfermero ha manifestado igualmente que los recortes “se han cebado en los empleados del Sermas —aumento de jornada, supresión de días libres, eliminación de la paga extra de 2012, ajuste al mínimo de los permisos retribuidos, etc..— sin valorar que los profesionales sanitarios han soportado una carga asistencial enorme, la más grande del Estado, al ser la Comunidad de Madrid referente en numerosos procesos asistenciales”.

Devolución de derechos

Por estos motivos, Freire ha reclamado a la presidenta madrileña que “la Comunidad de Madrid lidere esta esperada devolución de derechos económicos, laborales y profesionales que fueron suprimidos desde el año 2010”.

El portavoz de SATSE Madrid ha trasladado a la presidenta de la región la necesidad de que el personal funcionario, laboral y estatutario autonómico “vea, de algún modo, recompensado el esfuerzo que ha realizado todos estos años de crisis que, no hemos de olvidar, también ha sufrido como ciudadano y no sólo como profesional al servicio de la Administración”.