C.R. Madrid | viernes, 19 de septiembre de 2014 h |

La reforma sanitaria de Ana Mato “ha salvado la situación en el corto y un poco en el medio plazo”, pero sigue siendo necesario apuntalarla a largo plazo. Es la visión del consejero de Salud de las Islas Baleares, Martí Sansaloni, que ha alertado de que el Sistema Nacional de Salud no debe bajar la guardia ante las reformas que necesita para garantizar su sostenibilidad durante un desayuno informativo organizado por la consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC).

El consejero subrayó que, en este proceso, la colaboración y ayuda de los profesionales sanitarios será clave: “El profesional debe ser el protagonista, y el político debe ser el actor secundario”, afirmó. Además, explicó la experiencia en su comunidad, donde aseguró que han conseguido “trabajar más con menos personal”, matizando que la reducción de efectivos no ha afectado a los profesionales sanitarios, sino a puestos de carácter administrativo.

Por otra parte, el responsable de la sanidad balear defendió la necesidad de emplear herramientas centralizadas en la gestión de personal de los servicios de salud, a imagen del nuevo sistema implantado en su comunidad, y reiteró que no concibe la gestión de los recursos humanos si no se dispone de información básica sobre el número de efectivos disponibles y las necesidades.

Durante su intervención, se mostró a favor de promover un cambio en el modelo retributivo de los profesionales, que, en cualquier caso, debe plantearse a nivel nacional.

A pesar de las señales de recuperación, Sansaloni prevé tensiones para el ejercicio 2014-2015. La mejoría aún es “leve”, y el año que viene habrá menos ingresos por la bajada de impuestos y un previsible aumento del gasto sanitario al tratarse de un ejercicio electoral, apuntó.

Asimismo, cree que las asignaturas pendientes están claras. A su juicio, el Consejo Interterritorial debe avanzar en la cartera de servicios para “desamortizar lo que no tenga valor”. También considera necesario disponer de una “Red de Agencias comparable a la de otros países”, compatilizar los modelos de colaboración público-privada y desarrollar un espacio sociosanitario, un tema que repasará junto a la ministra de sanidad y sus colegas en la reunión informal del próximo 24 de septiembre.