Castilla y León

br

| viernes, 19 de octubre de 2012 h |

La disminución del gasto “ajustando” en contratos como limpieza o seguridad —en los que se puede reducir una media del 10 por ciento— y el menor coste de las compras de medicamentos o adquisiciones de material, junto con otras iniciativas de recursos humanos que negociará con las organizaciones sindicales, permitirán rebajar el 5,34 por ciento (3.237 millones) presupuestado para la Consejería de Sanidad de Castilla y León en las cuentas de la comunidad para el próximo año.

Así lo ha asegurado su titular, Antonio María Sáez Aguado, que ha puesto como ejemplo el ahorro de un 35 por ciento conseguido en los dos últimos años con la compra de las vacunas contra la gripe y neumococo gracias a la eficacia en la gestión con la compra centralizada o las medidas adoptadas en política farmacéutica, con las que habrá una diferencia de 100 millones de euros en el próximo presupuesto.

De esta forma, el consejero ha explicado que gran parte del ajuste se centrará en la factura de medicamentos a través de recetas, ya que el próximo año tendrán efecto medidas como la bajada de precios —tras establecerse los de referencia—, la exclusión de algunos fármacos de la cartera o la aportación del usuario y ha insistido en que seguirá trabajando en una gestión más adecuada de las adquisiciones, instando al Ministerio de Sanidad a que active la compra centraliza para hospitales.

De esta forma, calcula que sólo con la reducción de compras y adquisiciones se lograría asumir el 3 por ciento de la rebaja del presupuesto, a lo que se sumarían los 100 millones de ahorro en factura farmacéutica, que les permitirían acercarse al 5. Además, cree que hay que gestionar de forma más adecuada la ocupación de camas, pues la media del pasado año fue de un 74 por ciento, dejando un 26 por ciento sin utilizar.