GACETA MÉDICA Madrid | miércoles, 01 de abril de 2015 h |

Los inmigrantes irregulares volverán a tener derecho a la atención primaria en el Sistema Nacional de Salud, aunque no recuperarán la tarjeta sanitaria que les fue retirada tras la reforma sanitaria emprendida por la ex ministra Ana Mato en 2012. Es uno de los anuncios realizado por el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, en una entrevista concedida a la agencia EFE, en la que asegura que esta decisión se basa en cuestiones de “salud pública” y que resulta “más práctico” y evita “el colapso de las urgencias”.

Según el teletipo de la agencia, el responsable de Sanidad asegura que trabajan en esa dirección, una medida que ven “con mucha claridad”, puesto que “no tiene sentido que no puedan ser atendidos en atención primaria”. En cualquier caso, el ministro afirma que está en contra de que puedan tener acceso a una tarjeta sanitaria, lo que “les daría un derecho que no existe en ningún otro país”.

A raíz de la reforma sanitaria, algunas comunidades autónomas idearon mecanismos para facilitar el acceso de este colectivo al primer nivel asistencial. Según han confirmado fuentes del ministerio a Europa Press, esta realidad ha llevado al ministerio a replantearse la situación y mejorar ese acceso, para lo cual se está recabando información de las comunidades para diseñar un “procedimiento común” que, una vez definido, sería aprobado en el Consejo Interterritorial.

En la última intervención del secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, en el Congreso, admitió que tomarían nota ante las críticas de algunos portavoces, que cuestionaban, una vez más, el acceso exclusivo de este colectivo a la atención sanitaria a través de los servicios de urgencias.

Tanto el sindicato CSI.F como el PSOE han calificado el anuncio como electoralista. Los socialistas piden su comparecencia para explicar la “rectificación a medias”. Por su parte, la OMC ha celebrado la decisión del ministro.