Farmacia/ Los sistemas informáticos de apoyo serán interoperables, según el RD

br

E.M.C. Madrid | viernes, 27 de abril de 2012 h |

Las reacciones sobre la revisión del copago farmacéutico en función de la renta (ver GM, nº 416) eclipsaron las medidas con las que, en la práctica, sí se podrá generar el ahorro de 3.500 millones de euros estimado por la ministra de Sanidad, Ana Mato.

El texto publicado en el Boletín Oficial del Estado recoge abiertamente la desfinanciación de fármacos que Mato no se atrevió a reconocer ante la prensa, de hecho, esquivó la pregunta directa aludiendo sin más a una revisión del nomenclátor. También confirma las similitudes del nuevo sistema de precios seleccionados con las subastas andaluzas denunciadas por el Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional por invadir competencias, según el ministerio.

Sanidad podrá excluir de la prestación farmacéutica medicamentos bajo seis supuestos, entre ellos los indicados para tratar síntomas menores, los que tengan medicamento sin receta con la misma dosis y principio activo, los publicitarios en el entorno europeo y los contemplados en el modelo de precios seleccionados, que explica con detalle.

Según el análisis que publica esta semana el periódico El GLOBAL, el nuevo modelo surge como una evolución del sistema de precios de referencia, que también experimenta cambios, y pretende conseguir un objetivo similar al de las subastas, aunque de manera menos excluyente. En adelante, el ministerio seleccionará un precio máximo por principios activos y las compañías podrán decidir libremente si rebajan o no sus precios. A diferencia de las subastas andaluzas, no habrá un único fármaco elegido, y no se sacará de la financiación ningún producto que no quiera ser excluido.

Sistemas interoperables

Por otra parte, el real decreto articula medidas orientadas a homogeneizar la prescripción en las comunidades autónomas. Según el texto, el ministerio de Sanidad, en colaboración con las comunidades autónomas, establecerá protocolos básicos para orientar la prescripción en aquellos medicamentos que “por sus características singulares requieran especial atención o cautela en su prescripción y dispensación”.

Este punto se contempla dentro de la redacción de un nuevo artículo que se añade a la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos, y que obliga a las comunidades autónomas a dotar a los prescriptores de un sistema de apoyo electrónico “común e interoperable”, sin especificar plazos.

Una idea más que ambiciosa, casi utópica a estas alturas, teniendo en cuenta la situación de partida de los sistemas informáticos de apoyo a la prescripción regionales, que no solo cuentan con diferente grado de implantación en atención primaria y especializa, sino que arrastran problemas técnicos.

El programa incorporaría un nomenclátor de medicamentos en línea, además de la correspondencia entre principios activos y protocolos de tratamiento de patologías e información económica sobre los medicamentos y los precios seleccionados vía aportación reducida, y conectará con bases de datos de interacciones, así como de ensayos clínicos en la provincia.