Premios BiC
J.P.R. Madrid | martes, 23 de febrero de 2016 h |

Pedro Sánchez contará con el respaldo de Ciudadanos en su camino hacia a La Moncloa. El secretario general del PSOE ha cerrado este miércoles un acuerdo con Albert Rivera en el Congreso de los Diputados para la sesión de investidura que se celebrará el 1 de marzo. El pacto se ha materializado en un documento de 66 páginas. Ambas formaciones quedan ahora pendientes de la decisión del Partido Popular, que no parece dispuesto a dar su brazo a torcer y apoyar a Sánchez.

Poco más de dos páginas recogen las líneas estratégicas en sanidad de un posible Gobierno entre PSOE y Ciudadanos. Pero además de los capítulos específicos sobre el pacto sanitario y el gasto farmacéutico, el documento incluye una reforma de la Constitución en el que la protección de la salud quedaría recogido como un derecho fundamental. Plantea también en este apartado una modificación del artículo 135 con el fin de garantizar la financiación de la sanidad y las políticas sociales. Es precisamente en este punto, donde el respaldo del PP resulta más importante.

El primer punto del texto hace referencia a una de las propuestas más recurrentes de ambos partidos durante la campaña electoral: restablecer la universalidad de la cobertura del Sistema Nacional de Salud. Para ello, plantean una reforma legislativa que garantice “la sostenibilidad de un sistema sanitario público, universal, de calidad, gratuito, con equidad en el acceso por parte de los ciudadanos, con una misma cartera básica de servicios para toda la ciudadanía en un marco de amplia descentralización”.

Entre las medidas se incluyen la recuperación de las tarjeta sanitaria en los plazos anterior al RD 16/2012, reforzar el papel del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, una cartera de servicios común pactada entre las CC.AA, el desarrollo de la Ley General de Salud Pública, evaluación, interoperabilidad o compra centralizada, entre algunas cuestiones.

Dentro del área farmacéutica, el texto contempla potenciar la eficiencia en el gasto farmacéutico y el establecimiento de mecanismos para que el copago no sea una barrera de acceso.