Premios BiC
Nuevo ejecutivo/ Los profesionales sanitarios reclaman más diálogo a la nueva consejera de Salud de la Junta de Andalucía

br

J.P. Ramírez / C. López Madrid | viernes, 13 de septiembre de 2013 h |

María José Sánchez Rubio toma los mandos de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales con múltiples tareas pendientes en materia sanitaria. Cuestiones como las alternativas terapéuticas equivalentes (ATE) que el pasado jueves suspendió de forma cautelar el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC), la fusión de centros sanitarios, la colegiación obligatoria o el desmantelamiento de las plantillas sanitarias se encuentran ya en su agenda y entre las reclamaciones de las organizaciones sindicales y de los colegios profesionales.

Pero la primera reivindicación de estos grupos es la recuperación del diálogo con la consejería. Después de años de estancamiento de las conversaciones con su predecesora, María Jesús Montero, que pasa a dirigir Hacienda, la llegada de Sánchez Rubio ha despertado grandes expectativas. “Por la información que hemos podido recabar su talante es de negociación y de entendimiento”, explica el secretario general de Satse en Andalucía, Francisco Muñoz. “Se trata de una persona que ha estado concienciada con problemas sociales y ha recibido premios a nivel nacional”, añade Francisco José Martínez Amo, presidente del Consejo Médico Andaluz. A pesar de su perfil, más orientado a las políticas sociales tanto en la Delegación del Gobierno en Granada como en el Ayuntamiento de esta localidad, los profesionales no temen que el área sanitaria pueda quedar relegada dentro de una consejería que ahora integra Igualdad.

Antiguas exigencias

Los sindicatos y los colegios esperan ya a la llamada de la nueva consejera para recuperar viejas reclamaciones. La principal preocupación para los colegios profesionales tanto de médicos como de enfermeros es la implantación de la colegiación obligatoria en Andalucía. “Es inaudito que la comunidad autónoma haya mantenido durante 13 años una ley inconstitucional y que después de la primera sentencia del Tribunal Constitucional todo continúe igual”, advierte Florentino Pérez, presidente del Consejo Andaluz de Enfermería. El colectivo médico se ha expresado en la misma línea. “El TC señala que la colegialización es un bien para toda la ciudadanía y por tanto somos garantes y velamos por la seguridad del paciente, algo que ha negado permanentemente Montero”, alega Sánchez Amo acusando a esta última “inquina irracional” contra la colegiación obligatoria.

Pérez lamenta que la libre colegiación haya dejado la puerta abierta para que profesionales sanitarios hayan podido ejercer la enfermería y la medicina sin título o incluso “deontológicamente sancionados en sus países”.

Los recortes en el Servicio Andaluz de Salud aparecen como otra de las principales preocupaciones de los médicos y los enfermeros. Un informe del Ministerio de Sanidad revelaba que Andalucía ha reducido en el último año más de 7.000 trabajadores sanitarios, prácticamente las dos terceras partes de la reducción de personal que han llevado a cabo todas las comunidades autónomas en el área sanitaria. Martínez Amo advierte de que en la actualidad no se está reponiendo el 10 por ciento de los médicos jubilados como dicta la legislación. Como consecuencia, “las consultas se encuentran saturadas y la calidad del servicio es peor”, advierte Javier Martínez, presidente del sector de Sanidad de CSI-F en Andalucía.

Bajo la media española

La situación se ha agravado en enfermería en los últimos años. Después de Murcia, Andalucía es la comunidad que presenta peor ratio de enfermeros. Según las últimas estadísticas del Consejo General se sitúa en 401 por cada 100.000 habitantes, mientras que la media española asciende a 530 y la europea se sitúa en 800. Con los últimos recortes, Pérez sospecha que pueda encontrarse por debajo de los 400 en la actualidad. “Hemos perdido entre 6.000 y 10.000 plazas, pero no sabemos la cifra exacta por la falta de transparencia de la Junta”, avisa Muñoz.

A estos bajos niveles de personal se suma la precariedad de los empleos con contrataciones al 75 por ciento de la jornada. “Este problema afecta ya al 40 por ciento de los médicos en Andalucía”, afirma Antonio Rico, presidente del Sindicato Médico Andaluz, quien insiste en que los recortes no son sólo responsabilidad del Gobierno central. De manera paralela, CSI-F reclama la equiparación del personal. “Hay alrededor de 40.000 trabajadores que no cobran la carrera profesional”, denuncia Martínez.

Otro de los temas pendientes y que más protestas ha generado entre los profesionales es la fusión de hospitales, como ha ocurrido con servicios del Hospital Virgen del Rocío y Virgen de la Macarena de Sevilla. “Se ha llevado a cabo a oscuras y no ha podido demostrar que sea eficiente”, destaca Rico. “Vamos a reclamar un cambio de orientación tanto en la gestión clínica como en la fusión hospitalaria”, explica el secretario general de Satse en Andalucía. Mucho más tajante se muestra el presidente del Sector de Sanidad de CSI-F que insiste en que exigirán la paralización del modelo impuesto por Montero. “A pesar de la fusión en los hospitales de Sevilla no se han despedido directivos, por lo que creemos que no se están generando ahorros”, añade.

Los colegios profesionales esperan que se impoga la colegiación obligatoria

El Sindicato Médico denuncia que hay un 40 por ciento de empleos en situación precaria