Gaceta Médica Madrid | lunes, 08 de septiembre de 2014 h |

La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha destacado hoy la consolidación, ampliación y mejora de la red de servicios de urgencia de atención primaria que se ha venido realizando durante estos tres años “para adecuarla a las necesidades reales de la población”.

“En estos tres años hemos continuado haciendo camino a través de un esfuerzo constante en instalaciones, dotación de medios diagnósticos y terapéuticos, formación, organización y coordinación”, ha explicado la consejera. “Trabajamos por ofrecer a nuestros ciudadanos servicios de máxima calidad en todos los campos de la salud”.

La integración de los refuerzos estables, que ha permitido crear empleo estable en zonas básicas tan sensibles como Liébana; la reorganización de las urgencias extrahospitalarias en el Centro de Salud de Covadonga de Torrelavega, mejorando la accesibilidad, la efectividad y las condiciones de trabajo de los profesionales; y la creación de un nuevo servicio de urgencias de atención primaria en El Alisal que ha permitido descongestionar el del Sardinero y mejorar la calidad de la atención para una población de casi 200.000 personas han sido algunas de las actuaciones que la vicepresidenta ha citado.

Además, se ha referido a la puesta en marcha de la unidad de urgencias pediátricas en el Hospital Comarcal de Sierrallana “largamente demandada por la población”, y a la renovación de la flota de vehículos para la atención a la urgencia y emergencia “que nos permite afrontar situaciones de mayor dificultad”.

“Contar con un sistema de urgencias y emergencias dotado eficazmente y al máximo nivel tanto desde el punto de vista humano como material, con criterios de calidad y con una visión de la atención integral, que implica a todos los niveles asistenciales es el objetivo”, ha precisado Sáenz de Buruaga.

La consejera además ha reconocido que los servicios de urgencias y emergencias “son un elemento básico en el sistema sanitario que con el tiempo se ha convertido en uno de los mejor valorados por los ciudadanos”.

Saénz De Buruaga ha atribuido esa valoración positiva a la “reducción drástica de la mortalidad y las secuelas en muchos procesos críticos” y a su “integración en la cadena de elementos pertenecientes a los ámbitos de atención primaria y hospitalaria” que les permite actuar de manera coordinada y protocolizada para garantizar la continuidad asistencial y de cuidados.

“La gestión por procesos, la priorización y protocolización de la respuesta son características de los modernos servicios de emergencias que, junto con la innovación y la adaptación al desarrollo tecnológico constituyen sus señas de identidad”, ha declarado.

Además, la consejera ha afirmado que la urgencia y la emergencia sanitaria “es un asunto que afecta e incumbe a toda la sociedad”.

“La adecuada y eficaz actuación en los primeros momentos en que se produce una situación crítica es clave tanto en términos de supervivencia como de prevención de secuelas, motivo por el que cada día se da mayor importancia al papel que juegan aquellos agentes que por su profesión o actividad tienen más posibilidades de ser testigos de estas situaciones”, en referencia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Bomberos, voluntarios o personas que realizan actividades en zonas de gran concurrencia y son potenciales “primeros intervinientes” en situaciones de emergencia.