Gaceta Médica Madrid | miércoles, 28 de mayo de 2014 h |

“Se ha conseguido saber más sobre la esclerosis múltiple y se han desarrollado diversos fármacos modificadores del curso de la enfermedad que nos han permitido, en muchos casos, un buen control de la misma. Sin embargo, hoy día, todavía desconocemos su causa y no disponemos de tratamiento curativo”. Con esta frase, Ester Moral, Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología (SEN), justifica la celebración de un día como el de hoy, el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple.

Los avances que se han producido en los últimos años tanto en el diagnostico como en el tratamiento, han permitido controlar en muchos casos la enfermedad, retrasar la progresión de la discapacidad y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esclerosis múltiple, hasta el punto de que, aunque la discapacidad se puede presentar al inicio de la enfermedad, hoy en día es habitual que, en general, cuando se manifieste, lo haga tardíamente y transcurrido un periodo de 20 años o más desde su diagnóstico.

Se ha comprobado que los pacientes que obtienen el mayor beneficio de los tratamientos disponibles son aquellos que han comenzado a emplearlos en las primeras fases de la enfermedad. “Por eso es tan importante un diagnóstico precoz y conseguir una buena adherencia al tratamiento, así como completarlo cuando es necesario con otras técnicas de neurorrehabilitación. Actuar contra la enfermedad desde sus inicios es fundamental en la evolución que posteriormente ésta tendrá”, comenta Moral.

Aunque la proporción de pacientes con una adecuada adhesión al tratamiento ha ido en aumento, la SEN estima que al menos un 25 por ciento de los pacientes con EM no cumple adecuadamente con él. “Los nuevos tratamientos y los nuevos mecanismos de administración de los mismos, han permitido no solo mejorar la respuesta de los pacientes a los mismos, sino facilitar la administración de la medicación y su cumplimiento. Se ha conseguido un seguimiento más estrecho al paciente y un asesoramiento individualizado para cada uno de ellos”, señala esta profesional. “Sin embargo aún existe un porcentaje de pacientes que bien por olvidos a la hora de administrarse la medicación o por otras complicaciones añadidas, caen en esa falta de cumplimiento, con repercusión en la evolución de su enfermedad. Es fundamental que el paciente cumpla adecuadamente con el tratamiento pautado”.

Respecto al futuro abordaje de la esclerosis múltiple, la SEN se muestra optimista. “Los avances que se están dando nos llevan a pensar que, en un futuro próximo, podamos conseguir estabilizar en mayor medida la enfermedad o, incluso, recuperar parte de las funciones alteradas por enfermedad. Fármacos inmunomoduladores, neuroprotectores y neurorreparadores o terapias con células madre, podrían -entre otros- marcar su futuro abordaje, pero es necesario seguir apostando por la investigación”, comenta Moral.