Premios BiC
Cohesión/ El consejero de Sanidad del País Vasco apela a La Rioja a mantener el modelo de solidaridad interregional

br

Carlos b. Rodríguez Madrid | viernes, 18 de noviembre de 2011 h |

Recién terminado el conflicto entre Cataluña y Aragón por la asistencia sanitaria de pacientes limítrofes, ha estallado de nuevo la misma guerra pero con distintos actores. La negativa del Gobierno de La Rioja a prestar atención especializada a pacientes de la Rioja Alavesa y de Navarra si no recibe a cambio compensación económica, ha dado otra vuelta de tuerca a la debilitada cohesión del SNS. Al cierre de esta edición, no se conocen los resultados de la reunión celebrada en Logroño entre los consejeros de Sanidad de dos de estas regiones, el vasco Rafael Bengoa y el riojano José Ignacio Nieto. Eso sí, poco antes Bengoa alertaba de las consecuencias que podría traer hacer “transacciones económicas con los pacientes”.

Así lo manifestó Rafael Bengoa la semana pasada en un desayuno informativo en Business TV, que contó con el apoyo de Celgene, en el que tuvo que intervenir telefónicamente debido a que un problema en su vuelo imposibilitó su presencia en el plató. En su intervención, el consejero criticó la “decisión unilateral” del presidente de La Rioja, Pedro Sanz, de ofrecer mediante pago una atención que en el resto de España se da de manera absolutamente desinteresada, y que en el caso de la comunidad vasca se ofrece a más de 14.000 personas de Cantabria, Burgos, Navarra y La Rioja.

La decisión supone la expulsión de la Sanidad riojana de 9.000 vecinos de municipios vascos y amenaza con romper un modelo basado hasta ahora en la solidaridad interregional. “Si uno extendiera ese modelo [el que defiende La Rioja] a todo el ámbito nacional afectaría a 90.000 ó 100.000 pacientes. No es bueno empezar a tener interacciones de mercado entre comunidades con pacientes que hasta ahora han acudido al lugar más cercano para ser atendidos, porque empezaríamos a tener un modelo basado en transacciones económicas. Se perdería mucho dinero en esas transacciones, cuando no hace falta y necesitamos ese dinero para otras cosas”, advirtió Bengoa.

De todas formas, el departamento de Sanidad vasco ya ofrece atención especializada a los pacientes de la Rioja alavesa afectados por la decisión del Gobierno riojano, quien asegura que desde que en 2007 se abrió el Hospital San Pedro se ha producido una “avalancha” de traslados incorrectos de País Vasco y Navarra”. Además, ha acusado al ministerio de usar este asunto de manera “partidista” y solicita al Ejecutivo central que le pague la financiación prometida para ese hospital.

Otro Interterritorial

Pero la fragmentación del SNS, azuzada por la crisis económica, también se deja entrever en el ámbito científico y asistencial. En el mismo espacio televisivo, la presidenta de la Sociedad Española de Hematología, Carmen Burgaleta, alertó del impacto en su especialidad de los recortes aplicados en Cataluña: “Está pasando un momento crítico. En Hematología, era una escuela fundamental a nivel nacional y los profesionales ven cómo se ha ido destruyendo con un sistema de continua privatización”, aseguró.

Asimismo, la presidenta hizo hincapié en la proliferación de servicios y gestión privada en esta comunidad, aunque “la sanidad no es un negocio”, y aseguró que se ha creado una torre de babel cuando debería ser toda una”. Como respuesta a estas dificultades explicó, la sociedad científica ha creado un grupo de carácter interterritorial para poder intercambiar experiencias sobre lo que sucede en cada comunidad autónoma. “Tenemos un ambiente científico común y tenemos que crear un grupo de este tipo para saber qué decisiones están generando las comunidades autónomas. Nos dan una información que nos está dejando atónitos”, subrayó la portavoz.

Además, recalcó la complejidad de la situación actual, no tanto por el momento agudo de precariedad económica, sino porque se viene creando “un sistema enredado”, sobre “decisiones improvisadas”, en su opinión, que han llevado a discutir su sostenibilidad.

“Mientras haya 17 gobiernos más un gobierno central que no me digan que está en crisis”, espetó. En la misma línea, la hematóloga indicó que en los próximos 5 años puede haber 300 hematólogos que se jubilen. “Que se pierda todo ese capital humano por esas medidas arbitrarias preocupa a los profesionales, hay que cuidar mucho su trabajo”, puntualizó.

Para finalizar, Burgaleta resaltó el estrés de los profesionales de Madrid o Cataluña, por el aumento de población. La presidenta de la SEH remarcó que la Comunidad de Madrid arrastra “muchos problemas”, pero que también cuenta con “un gran marketing”.

El consejero critica el “uso partidista” de este conflicto por parte del Ministerio de Sanidad

Burgaleta: “La información sobre lo que se hace en otras CC.AA. nos deja atónitos”

En los últimos años la Sanidad ha pasado a primer problema político no por problemas sanitarios, sino de sostenibilidad. A diferencia de los bancos, el test de estrés para el SNS ha sido una realidad. Para el consejero vasco, este examen es una forma de representar los tres posibles escenarios en los que España se puede encontrar a corto plazo: una situación dramática tipo Grecia, un panorama sin crecimientos en Sanidad y una última opción de volver al crecimiento anterior.

En el término medio, ese escenario necesita para Bengoa una situación de estabilidad “casi emocional” en el sector para poder manejar las decisiones a tomar y ser más eficientes. En el País Vasco se ha iniciado un recorrido distinto desde hace dos años y, según su consejero, ahora se empiezan a ver frutos para que el sistema público sea “igual de sostenible que hasta ahora”.

Una de ellas es la que ya se ha llevado a cabo en el sistema sanitario vasco: integrar primaria y especializada. “Si no hacemos ciertas reformas, nos encontraremos dentro de poco en una situación de tener que tomar decisiones muy difíciles en el sector”, advierte Bengoa. A su juicio, este tipo de reformas permitirían encajar la demanda sin recortes incluso con aumentos pequeños en el sector salud. Allí donde no se hagan, se sufrirá.