SNS/ El consejero asturiano considera esencial modificar la gestión de personal

br

Apuesta por un mapa de competencias para la evaluación profesional
| 2010-03-31T14:27:00+02:00 h |

josé garcía

Madrid

El consejero de Sanidad de Asturias, José Ramón Quirós, considera que el contexto actual es el “adecuado” para la “necesaria” e “imparable” transformación del sistema sanitario y plantea como una de las medidas esenciales para ello modificar la gestión de personal. En este sentido, apuesta por elaborar mapas de competencias para el desempeño y evaluación profesional, aunque asegura que en Asturias esta propuesta está teniendo una gran oposición. A su juicio, “los traslados no deben ser un asunto administrativo sino un tema de competencias”. En la misma línea aboga por potenciar nuevos roles para la Enfermería, incentivar el ejercicio profesional en salud pública —“son funcionarios y ganan poco dinero, el médico se va a la clínica y no quiere la salud pública”, argumenta Quirós—, profesionalizar la gestión pública de los servicios, implementar la productividad variable en función de resultados, centrarse en el núcleo del servicio clínico externalizando la plataforma logística y dotar de mayor autonomía a los centros dentro del presupuesto con reducción de niveles gerenciales.

El consejero asturiano, que ve la clave del cambio en la convergencia entre políticos, profesionales, prensa y población, considera como elemento crítico a los profesionales. En su opinión, se necesita balancear la libertad clínica con el conocimiento de los recursos y la responsabilidad en su gestión. Opina que hacer barato un TAC no indicado es tirar el dinero y radiar al paciente, e insta a organizar pensando en el paciente y no en el propio servicio, y por ello incentivar; obsesionarse con medir los resultados de la propia actividad y hacerlos transparentes, e ir a una necesaria interlocución profesional más allá del corporativismo y las condiciones de trabajo.

Para Quirós lo más urgente ahora es la financiación, presupuestar los costes reales de los servicios, debatir ingresos adicionales y si éstos deben ser finalistas, y el papel de la Seguridad Social, establecer una moratoria para la inclusión de nuevas prestaciones hasta equilibrar el sistema y usar presupuestos capitativos ajustados por necesidad que evolucionen con la economía.

Las recetas del consejero asturiano para la transformación también pasan por conectar los dispositivos asistenciales, la desburocratización y el apoyo a los profesionales a través de la historia clínica electrónica, la conexión de la primaria con la especializada, el laboratorio y la radiología digital, la receta electrónica, el apoyo a la prescripción y diagnóstico, la telemedicina básica y la cita y trámites administrativos vía web.

Quirós apunta a medir resultados y compararse como base de la investigación y la evaluación. Una buena herramienta para ello, a su juicio, son los contratos programa como forma de relación entre todas las unidades. Reorganizar en torno a procesos asistenciales; mayor involucración de los profesionales en el gobierno de los centros, una red cooperativa, conectada, que comparte personal, vías clínicas y servicios, reducir niveles administrativos y reordenar los flujos de pacientes; cambiar el paradigma para pasar de la atención a la enfermedad a mantenerse sano potenciando el autocuidado; un desarrollo local del modelo de atención a enfermos crónicos; y organizar y desarrollar el espacio sociosanitario con acciones concretas son otros puntales de la transformación del sistema.