E.P. Madrid | martes, 26 de agosto de 2014 h |

Siete diputados socialistas de las Cortes de Castilla-La Mancha han interpuesto un recurso especial en materia de contratación ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, contra el concurso de licitación de obras del hospital de Toledo.

Así lo ha anunciado este martes el portavoz de Sanidad del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Fernando Mora, que ha presentado este recurso junto a algunos de sus compañeros de bancada José Luis Martínez Guijarro, Jesús Fernández Vaquero, Milagros Tolón, Raquel Vetas, José Luis González, y Mercedes Giner.

En una rueda de prensa, el parlamentario socialista ha explicado que la finalidad del mismo es intentar que, en esta fase previa de carácter administrativo, sea anulado el concurso que ha convocado el Gobierno de María Dolores de Cospedal para reanudar las obras del hospital de Toledo.

Los socialistas argumentan en su recurso que los pliegos para la licitación del proyecto del nuevo Hospital Universitario de Toledo fueron puestos a disposición de los interesados, mediante su publicación en el perfil del contratante de la Plataforma de Contratación de la Junta de Comunidades, el día 8 de agosto de 2014, es decir, un día antes de la publicación en Diario Oficial de la Unión Europea, que fue el 9 de agosto de 2014, y cuatro días antes de su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, en donde se publicó el día 12 del mismo mes.

El diputado socialista ha informado de que este recurso especial en materia de contratación es previo a la interposición del contencioso-administrativo contra el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares y el de Prescripciones Técnicas. “Este recuso va por la vía administrativa y luego ya veremos el procedimiento por la vía contencioso-administrativo si es menester”, ha afirmado.

En este sentido, Mora, que ha señalado que el proceso del nuevo hospital de Toledo es “un autentico timo”, ha criticado que quien ha puesto “palos y se ha inflado a poner estacas” en la sanidad de Castilla-La Mancha y en el hospital de Toledo “no es otro que el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz y la presidenta de la región, María Dolores de Cospedal que ha consentido que esto suceda”.

De este modo, el portavoz socialista ha comentado que al final hay que tener claro “lo que se pretende y lo que pretenden”. Así pues, ha señalado que “la rentabilidad media para la empresa concesionaria va a ser del 12 al 14 por ciento para una operación financiera sin riesgo por 30 años, al contribuyente le cuesta 559 millones de euros más en 30 años que si lo hiciese la Administración de forma directa y además la empresa concesionaria obtiene en 30 años 462 millones de beneficios netos”, ha criticado.

Para el socialista, esto es “intolerable” porque el resultado del hospital de Toledo “no es un negocio para los ciudadanos, para los enfermos ni para los sanitarios, es un negocio para otros”, ha sentenciado.

En este contexto, Fernando Mora ha explicado que “la cantidad de irregularidades es tremenda”, entre la que destacan “la vulneración del principio de libre competencia”, ya que “se hacen concesiones por 30 años cuando las concesiones varían entre 4, 6 o un máximo de 10 años si hubiese prórrogas y además la concesión se hace de todos los servicios no sanitarios a una sola empresa”.

Además, ha continuado, existe “una vulneración de la legislación” en el sentido de que se dice que el concesionario no tendrá derecho a recibir retribución alguna durante el periodo de construcción, “cosa que sin embargo se camufla porque reciben una cantidad importante que compensan esos primero pagos que la Administración les tenga que hacer a partir del 2016”.

En este sentido, también ha señalado que “vulnera directivas de la UE relativas a los contratos de concesión, puesto que no existe riesgo para la empresa adjudicataria”, “se cede un edifico público para una explotación” y además “todas las cuestiones que puedan suponer lucro para la empresa se les adjudica también a ellos, desde los aparcamientos, las telefonías, las televisiones o las tiendas que se puedan poner”.