EP Madrid | martes, 20 de octubre de 2015 h |

El PSOE ha desvelado este lunes el borrador de su programa electoral para las elecciones del próximo 20 de diciembre, en el incluyen más de 50 propuestas, como el desarrollo de una nueva Ley General de Sanidad que asegure la cobertura universal gratuita, derogando el Real Decreto Ley 16/2012, que retiró la tarjeta sanitaria a los inmigrantes ‘sin papeles’; reforzar la gestión pública del sistema; promover programas de cribado y la investigación, así como acelerar la revolución tecnológica y digital.

Dentro del programa que tratará de llevar a la Presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez, se defiende que “el Estado de Bienestar se enfrenta a considerables retos”. “La crisis económica ha evidenciado algunas carencias que exigen plantearse la reconfiguración de las bases que lo han sustentado”, añaden.

A su juicio, el actual sistema de salud y de servicios sociales no está adaptado a las necesidades demográficas, sociales y tecnológicas. “Sigue siendo un modelo reactivo y de rescate, que espera a que la gente enferme y la trata y que no previene ni en servicios sociales ni en sanidad. No será sostenible un sistema que solo reacciona, atiende lo agudo y no previene”.

Así consideran que este es “probablemente el mayor reto de la historia” para el Estado de Bienestar español, “un reto sanitario y económico”. Y culpa al Partido Popular de haber “modificado unilateralmente el modelo sanitario acabando con el carácter universal de la sanidad pública que pasó de reconocerse por razón de ciudadanía a ser un sistema de cobertura en función de estar asegurado”.

Los ‘socialistas’ se marcan 9 objetivos dentro del programa enfocados a “avanzar” hacía un sistema que desarrolle “condiciones dignas para los ciudadanos”, donde se incluyen un total de 52 propuestas. El primer objetivo es ‘Asegurar una Sanidad Universal y Sostenible, que sea “público, universal, gratuito, equitativo y de calidad, con una misma cartera básica de servicios para toda la ciudadanía en un marco de amplia descentralización”.

Dentro de este objetivo propone derogar el RD de sostenibilidad impulsado por la exministra de Sanidad, Ana Mato; promover la dotación de recursos para la elaboración de un ambicioso Plan de modernización de la atención a la salud mental con perspectiva de género y la creación de un Centro de control de enfermedades para dar apoyo a las políticas de salud pública.

Mantener la titularidad pública de los hospitales y centros de salud y de los servicios sanitarios y clínicos que se prestan en los mismos, sin perjuicio de que el sector privado pueda desarrollar actividades complementarias; y revisar el copago farmacéutico para tener en cuenta criterios de necesidad y evitar que siga siendo una barrera de acceso, en especial para pensionistas.

El segundo objetivo es ‘Priorizar la Prevención: la salud en todas las políticas’, tratando de colocar la prevención como prioridad de gobierno, mejorando los estilos de vida, cosa que tiene que ver con el sistema educativo, los medios de comunicación, la industria agroalimentaria y también lógicamente con el sistema sanitario.

Promover una cultura de salud reforzando la alfabetización en salud en la infancia en coordinación con Educación; desarrollar una Estrategia contra la Obesidad Infantil; y limitar el acceso a las bebidas azucaradas en los colegios, entre otras medidas.

También quieren ‘Considerar a la sanidad como una inversión, no como un gasto’, parten de que el “sistema nacional de salud tiene una insuficiente financiación” y, por ello, en la reforma fiscal que promoverá el PSOE la sanidad pública será un “ámbito prioritario” para el aumento de la inversión.

En este caso, propone promover programas de prevención y detección precoz de los problemas de salud vinculados con el trabajo; y potenciar la investigación pública y privada biomédica desarrollando planes estratégicos de investigación de forma integrada.

Además de invertir en los profesionales de la Sanidad: reforzando la formación continuada; desarrollando un modelo retributivo que reconozca la calidad asistencial; fomentando la autonomía de gestión; implantando la evaluación y acreditación periódica; e incorporar más profesionales de enfermería y de trabajo social, así como desarrollar nuevos roles para estos profesionales.

‘Desarrollar organizaciones asistenciales y de cuidados con el paciente en el centro’, es el cuarto objetivo del PSOE. Consideran que el actual sistema no funciona de forma “óptima”, y su intención es cambiar esta tendencia reforzando la Atención Primaria, integrar la Atención Primaria y hospitalaria y expandir los servicios en la comunidad.

Entre sus propuestas se encuentra garantizar que la movilidad de los pacientes por razones laborales o vacacionales les asegure recibir atención sanitaria en el ámbito del Sistema Nacional de Salud sin barreras y en idénticos términos a los establecidos para todos los ciudadanos de la UE; promover el liderazgo de los profesionales de la salud en estos cambios de modelo y concebir la Atención Primaria de Salud como la puerta ordinaria de entrada al sistema sanitario, promoviendo medidas que mejoren el uso de los servicios de urgencia y reforzando también los servicios en la comunidad y domicilio.

Otro de sus objetivos es ‘Migrar de un modelo paternalista a uno basado en la confianza mutua’, asegurando que los ciudadanos tienen un papel activo en la gestión de su enfermedad, para ello proponen que tengan acceso a la información relativa a los resultados de los centros asistenciales.

En este caso, propone promover nuevas formas de apoyo y de colaboración con los enfermos crónicos que son uno de cada cuatro españoles; establecer ayudas, en función de sus recursos, para los celiacos para la adquisición de alimentos libres de gluten; exigir a la farmacéutica responsable la compensación justa a las personas afectadas por la talidomida; apoyar activamente el desarrollo de escuelas y procesos para educar a los pacientes en la autogestión de sus enfermedades; y promulgar una ley de muerte digna y de cuidados paliativos.

En sexto lugar, ‘Ser responsable y eficiente en la inversión sanitaria’. “Más impuestos y más recursos para la sanidad serán necesarios pero es fundamental añadir una tercera idea: transformar el modelo asistencial para que sea mucho más sostenible. Es mejor transformar que racionar”, asegura.

Aquí se proponen invertir en sanidad con el fin de asegurar la suficiencia financiera y un crecimiento presupuestario acorde con su desarrollo demográfico y tecnológico; e incrementar la compra centralizada de medicamentos y productos sanitarios en todos aquellos casos en los que las CCAA consideren que pueden mantener un ahorro significativo.

Por otra parte, pretenden ‘Acelerar la revolución digital y tecnológica en la Sanidad”, lo que significa utilizar los avances tecnológicos. En el borrador anuncian, entre otras medidas, su intención de desarrollar un Plan estratégico para la renovación tecnológica del SNS con criterios de eficiencia, mediante acuerdos con la industria y las CCAA.

En octavo lugar, ‘Activar la responsabilidad con el medio ambiente en la Sanidad’ donde priorizar el ahorro en consumo de agua, la gestión de residuos o la eficiencia energética. Aquí sus propuestas son elaborar un Plan de Salud y Medio Ambiente, y desarrollar el proyecto ‘El hospital verde’.

Y, finalmente, ‘Promover que las empresas privadas sean socialmente responsables participando en proyectos sociales’, de modo que participen de forma mucho más responsable en ciertos problemas en la salud de las personas, especialmente afectada por el deterioro del medio ambiente con propuestas como potenciar la integración de la prevención en la empresa y se facilitará la existencia de servicios de prevención propios.