Almudena Fernández Madrid | viernes, 11 de diciembre de 2015 h |

Un total de 11 proyectos de distintas regiones han sido calificados como buenas prácticas en enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y serán próximamente refrendados por el Consejo Interterritorial. Así lo explicó a GM Julio Ancochea, coordinador científico de la Estrategia Nacional en EPOC, en el marco de las 4ª Jornadas de Seguimiento de la Estrategia en EPOC del SNS en las CC.AA., organizadas por Boehringer Ingelheim, y señaló que a la cabeza está Galicia con tres iniciativas, seguida de Madrid y País Vasco con dos y Aragón, Cataluña, Navarra y La Rioja con una.

En este sentido, Ancochea apuntó a que la finalidad de que estos proyectos sean calificados de buenas prácticas es que puedan implementarse, no ya en la comunidad que lo ha desarrollado, sino en el resto del Estado.

Entre estas iniciativas destacan las relacionadas con telemedicina, como por ejemplo la telemonitorización y teleasistencia de pacientes crónicos con EPOC, el programa de telemedicina para el control de calidad de las espirometrías en atención primaria o el teleseguimiento en el hogar del paciente de EPOC tras el alta. “Hay una tendencia a introducir las nuevas tecnologías en el manejo de esta atención integral del paciente crónico”, subrayó el coordinador científico de la Estrategia para añadir que otro proyecto se basa en la hospitalización domiciliaria sin telemedicina en las agudizaciones de la EPOC. El resto están muy relacionados con el manejo de la cronicidad: una unidad de cuidados crónicos respiratorios ambulatorios, el desarrollo de una unidad funcional de EPOC en un programa de atención integral, la gestión y control de las terapias respiratorias domiciliarias en la EPOC, etc., y todos ellos ponen énfasis también en el manejo del paciente en su hogar.

Investigación

Durante 2015, también se abrieron nuevas vías de comunicación porque, aunque esta patología afecte al 10,2 por ciento de las personas entre 40 y 80 años, se está diseñando actualmente un gran estudio —al que se han incorporado neumopediatras y neonatólogos— sobre el papel que la displasia broncopulmonar y la infección por virus respiratorio sincitial en el lactante como posibles causas de desarrollo de EPOC en edades tempranas de la vida. Para ello, disponen también de los datos del registro de prematuridad que existe en más de 60 hospitales. El objetivo de este estudio, señala el experto, es no solo intentar mejorar el infradiagnóstico, sino diagnosticar precozmente la enfermedad en determinados colectivos.

Otro logro obtenido por esta estrategia durante 2015 fue la presentación del Libro Blanco sobre el impacto económico y social de la EPOC en España que, entre otros aspectos, destaca hipotéticos costes del cuidador informal en etapas avanzadas de la enfermedad y las inequidades en el acceso al especialista en las distintas regiones. También se presentó el proceso asistencial integrado de la exacerbación de la EPOC, liderado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y en el que participaron otras 11 sociedades científicas. El ministerio de Sanidad lo ha hecho suyo y lo difundirá en las diferentes comunidades.

Finalmente, este experto destacó el proyecto de historia clínica electrónica que está extendiéndose y permitirá la gestión y el control de las patologías crónicas, incluida la EPOC.