CASTILLA Y LEÓN

br

| viernes, 16 de diciembre de 2011 h |

Titularizar la deuda sanitaria pública española y, con el aval del Estado, actualizarla en los próximos tres o cuatro años para después “poner el contador a cero” es la opción que ha planteado el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, para atender la deuda con los proveedores.

Ya que se trata de un problema común de todas las regiones —salvo País Vasco, Navarra y, en alguna medida, La Rioja—, Sáez Aguado pedirá al nuevo Ejecutivo la necesidad de abordar una solución conjunta para la deuda sanitaria del sistema, al margen de que su comunidad afronte el problema de la deuda farmacéutica —que asciende a 534 millones en el ejercicio 2010— con medidas provisionales, algunos pagos o acuerdos con entidades financieras. La opción planteada, según el consejero, ya está siendo estudiada por la patronal Farmaindustria, a la que se están facilitando algunos de los datos que tienen que ver con los acreedores a los que no podido atender.

De esta forma, en su opinión, las comunidades asumirían la obligación de gestionar adecuadamente la sanidad y evitar que se vuelvan a producir estas situaciones, por lo que ha instado a alcanzar acuerdos en el conjunto del sistema, no soluciones parciales, para garantizar que el gasto no crezca por encima de las posibilidades.