Salud Pública/ Valencia prepara una ley que implicará a todas las administraciones

br

| lunes, 06 de septiembre de 2010 h |

Toni Martínez

Valencia

Incorporar la salud a todas las políticas y en todas las consejerías. Este ambicioso proyecto ideológico y conceptual tiene más cerca su realización tras la elaboración del anteproyecto de una ley para la promoción de la salud pública en la Comunidad Valenciana.

Manuel Escolano confía en que la ley establezca proyectos conjuntos de trabajo para tener un mayor nivel de efectividad en el cuidado de la salud.

Pregunta. ¿En qué consiste este anteproyecto de Ley de Promoción de Salud Pública?

Respuesta. Lo que se pretende es establecer un marco normativo que obligue a otras administraciones, distintas a la sanitaria, a incorporar el concepto salud en la gestión de su agenda y de sus competencias. Se trata, en definitiva, de establecer un modelo organizativo en el ámbito del Gobierno valenciano para que esto pueda tener una adecuada cristalización en aspectos como el medio ambiente, la educación, los servicios sociales, la atención a personas con riesgo de exclusión…

P. ¿Por qué surge ahora?

R. La promoción de la salud es algo muy transversal y siempre hemos tenido problemas para que otras administraciones nos entendiesen, eso pasa aquí y en todas las comunidades autónomas. Si con la ley logramos crear una comisión delegada de promoción de la salud, con una participación organizada de todas las instituciones y que explique cómo asumir estos compromisos de forma conjunta, habremos dado un paso adelante.

P. ¿Y esto cómo se realizará?

R. Se harán estudios para identificar desigualdades en salud y por otro lado se crearán instrumentos apoyados en las nuevas tecnologías o a través de la implicación de organismos sociales, civiles e incluso empresariales en esta promoción. Llega un momento en el que ya está todo hecho a nivel de creación de nuevos hospitales y el reto que un sistema sanitario moderno tiene que acometer es intentar conseguir que el ciudadano se implique en conseguir el mayor nivel de desarrollo de su salud. Lo que sí es cierto es que un profesional sanitario tiene mucha presión asistencial y lo tiene difícil para poder dedicar o hacer todas las acciones en este ámbito.

P. ¿Y cuál debe ser entonces la labor del profesional sanitario?

R. Los profesionales sanitarios ya están identificando los diferentes determinantes de la salud, los tres más importantes son la alimentación, el ejercicio físico y lo que es el entorno ambiental. Estamos viendo ya cómo los médicos actualmente intentan dar consejos respecto a la importancia de que una persona se implique en el cuidado de su salud, pero aún hay personas que han sufrido un infarto a la que se le hace una prescripción de fármacos carísima, pero que sigue fumando o que no se toma con seriedad el ejercicio. El papel que debe tener el facultativo es el de hacer esta labor individual y facilitar al paciente, bien a través de tecnología o de los propios proyectos de promoción de salud que desarrolla su Departamento de Salud herramientas para implicarles en el cuidado de la salud.

P. ¿El objetivo es que dentro de unos años cuando se reciban a los pacientes, estos vengan más educados en salud?

R. Eso va a suceder y hacia allí se deben dirigir nuestros esfuerzos. Las actuaciones en promoción de salud tienen implicaciones a nivel asistencial, si analizamos por ejemplo el consumo de fármacos y el gasto que hay con una morbilidad y mortalidad asociada al consumo, si analizamos lo que puede ser el sobrepeso infantil con las enfermedades que lleva asociadas, si analizamos los problemas nutricionales… Si trabajamos bien en todas estas actuaciones tendremos generaciones más sanas, aunque si analizas determinadas prácticas que tenemos en la Comunidad Valenciana y en toda España hay mucho trabajo por hacer. Es una forma de hacer sostenible el sistema sanitario, promoción y prevención conlleva una disminución de la carga de morbilidad.

P. ¿Cómo va a ser el trámite parlamentario de la ley?

R. Estos días el pleno del Consell aprobará el texto y pasará a una fase de consulta previa donde entidades y actores sociales como los sindicatos, las sociedades científicas, las universidades… pueden aportar ideas a la ley. Luego ya pasará al debate parlamentario para su aprobación definitiva.

P. Esta actuación se enmarca dentro de la Ley de Salud Pública, ¿cómo la valora cinco años después de su creación?

R. Fue la primera de toda España y ahora todas las comunidades autónomas están desarrollando normas en esta línea. Estamos muy satisfechos, al menos existe un marco regulador que nos indica qué papel queremos que juegue la salud pública y una de las pruebas es la creación del Centro Superior de Investigación en Salud Pública. Algo muy importante que se ha conseguido a lo largo de estos años es integrar la investigación en la gestión, así mientras definimos qué necesidades de investigación tenemos, también invitamos a las facultades y a los diferentes centros de investigación para que trabajen en nuestros laboratorios y así poder crear sinergias para satisfacer estas necesidades.