| martes, 15 de octubre de 2013 h |

Más de la mitad de las empresas de tecnología sanitaria promueven la formación de estudiantes a través de convenios en prácticas como paso previo imprescindible antes de entrar en el mercado laboral. Así, la formación académica se ve complementada con la puesta en práctica de lo aprendido durante el ciclo. Pero hay más: fomentar la contratación de becarios como parte de la Responsabilidad Social Empresarial, facilita su inserción laboral. Todos ganan.

No es algo novedoso… pero si una tendencia que ya está durando demasiado. Ver el desempleo como meta, como final del camino donde termina el estudiante universitario después de una larga carrera, hace que el número de inscripciones en las facultades españolas se vean en detrimento año tras año.

Por eso, según publica la Comisión de RSE de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), es necesario promover los convenios en prácticas con las empresas si se quiere garantizar, al menos, una esperanza a la inserción laboral de quienes hoy se postulan como futuro del país.

Ejemplo de esta práctica se puede observar el sector de tecnología sanitaria, donde el 59% de sus empresas afirma tener al menos un estudiante o a un recién graduado en prácticas.

En términos generales, los perfiles profesionales más demandados son ingenieros y técnicos en marketing y comunicación, seguidos de licenciados en ciencias de la salud, administración y dirección de empresas y económicas.

Lo curioso, en este caso, motivo que invita a la reflexión, es que un sector tan azotado actualmente como el de la bioquímica, la biología y como el de la biotecnología, sea precisamente el primero que promueva las herramientas necesarias para conseguir la inserción laboral de quienes tienen la responsabilidad de seguir manteniendo el futuro de España.

Ver en www.cidiplus.com