C.M.L. Madrid | viernes, 04 de septiembre de 2015 h |

Los futuros médicos y enfermeros españoles están a las puertas de pisar por primera vez la universidad.

Los nervios del primer día, de lo que vendrá a partir de ahora, de lo que se espera de la carrera, están presentes en la mayoría.

Para Domingo Antonio Sánchez, vicepresidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), al comenzar la carrera se plantean múltiples interrogantes, ¿cómo serán los exámenes? ¿cómo se distribuyen las notas? ¿cuál es la mejor hora para el estudio?…

Preguntas que en este caso sí que tienen respuesta. Los expertos ponen en manos de estos alumnos una serie de pistas para ayudar a resolverlas. Una de las iniciativas que precisamente ha llevado a cabo el consejo es la de #bienvenidomedicino una guía que acompañará al alumno en sus primeros días para que pueda integrarse lo antes posible y optimizar al máximo su etapa universitaria que, como recuerda Sánchez, va mucho más allá de los libros y exámenes. De esta manera, CEEM visitará todas las facultades de medicina para contactar tanto con los compañeros que comienzan su etapa universitaria como con aquellos de cursos más avanzados.

Del mismo modo, Álvaro Marco, profesor del área de cardiología del Grupo CTO, anticipa que las inquietudes que se generan el primer día de universidad perduran hasta el final de la carrera. A su juicio, lo principal es enfrentarse con muchas ganas y disposición, ya que “es una carrera de fondo”.

Marco no es partidario de ver la medicina como una de las profesiones más difíciles, pero sí es consciente de que es una de las que más incertidumbres genera. Sin embargo, para el tutor el gran reto está en el sacrificio. “Como estudiante de medicina te darán una cantidad de temario y tendrás un tiempo para memorizarlo”, explica, al tiempo que aclara que organizando bien el estudio, aprendiendo técnicas de examen para sacar buen partido a los test no habrá problemas. De hecho, comenta que hay muchos estudiantes a los que estos exámenes se les dan bastante bien. “Hay que saber priorizar para que la carrera se haga cuesta abajo”.

Una gran lección que el alumno tiene que aprender desde el principio es saber cómo enfrentarse a las pruebas. Saber priorizar, sintetizar y rentabilizar al máximo el tiempo es fundamental y es algo que servirá para toda la etapa universitaria. Además, como recuerdan los docentes los primeros años en la facultad son fundamentales para adquirir buenos hábitos de estudios

Asimismo, el coordinador de tutores de la academía, Enrique Rodríguez, incide en que las asignaturas de los primeros años de carrera “tienen poco que ver con la realidad de la práctica clínica”. Es al tercer o cuarto año cuando el estudiante se da cuenta de “donde se está metiendo”, destaca Rodríguez.

Está claro que el ambiente es diferente al que hasta ahora el alumno había conocido. El futuro profesional es ahora independiente y tiene que aprender a planificar su tiempo.

Los imprescindibles

Al igual que Marco, para Rodríguez los imprescindibles que el universitario tiene que tener en cuenta para esta nueva etapa son la capacidad de trabajo, la planificación del estudio, saber rodearse de un entorno social, ya que el trabajo en equipo es fundamental en la profesión, la empatía y el estudio diario.

A juicio de Rodríguez por delante tienen varios acontecimientos importantes. Así, el giro de la carrera de medicina comienza cuando el alumno se acerca a la clínica con las prácticas en los hospitales. “Es una primera toma de contacto antes de la residencia, donde adquieres una serie de conocimientos fundamentales”, comenta el coordinador.

Sin embargo, antes de estas fechas clave se enfrentan a los primeros exámenes, “a veces un poco desastrosos porque aún no se han adquirido buenos hábitos”, asegura Marco.

Los dos expertos explican que tienen un sistema propio donde a través de las clases recomiendan hacer más hincapié en unos temas que en otros. “Es importante partir de una buena base, como la que se da en la academia”, destaca Marco.

El grupo cuenta con unas guías de estudio propias donde al alumno le planifican, bajo calendario, los temas que tienen que estudiar, de manera que de una forma organizada el estudiante puede planificar su tiempo.

En definitiva, el nuevo curso se presenta con grandes expectativas. A pesar de los cambios en los sistemas educativos, ambos docentes consideran que se están encaminando, eso sí, a la espera de lo que deparará la troncalidad, que cada vez anda más cerca de influir en la formación de los futuros médicos.

¿Cómo sobrevivir a la universidad? Una pregunta que muchos estudiantes se harán el primer día. Los expertos dan una serie de pistas para ello, sobre como hacerle frente al “temible examen tipo test”, exprimir al máximo las clases mediante las preguntas y la participación. Recuerdan que durante la carrera están los talleres, seminarios y prácticas donde se podrá trabajar en equipo, investigar sobre alguna disciplina concreta o mejorar una práctica.

Las épocas de examenes es otra de las grandes inquietudes de los estudiantes. Existen muchas estrategias para estudiar, como el estudio concentrado, que es el menos recomendado, ya que se deja para el final. El estudio planificado es la alternativa al estudio concentrado. De este modo, los docentes aconsejan la planificación a largo plazo y para ello es útil la priorización.

Pero sin duda lo que más cuenta es la actitud, que supone el 99 por ciento del estudio.