Gaceta Médica Barcelona | jueves, 29 de octubre de 2015 h |

Durante 11º Congreso de la Sociedad Europea de Ginecología (ESG) se ha presentado un nuevo anticonceptivo hormonal por vía transdérmica (Lisvy, de Gedeon Richter), un pequeño parche transparente, con baja dosis hormonal, que ha demostrado una elevada eficacia y un buen perfil de seguridad en los estudios clínicos. Además, presenta un buen perfil de sangrado, cuenta con las ventajas de la farmacocinética y farmacodinámica de la vía transdérmica, permite evitar el primer paso hepático y mejora el cumplimiento en comparación con los anticonceptivos hormonales orales.

“El nuevo parche es fácil de usar, ha demostrado una eficacia diaria, no presenta apenas efectos secundarios, incluidas las reacciones locales, ni tampoco efectos metabólicos perjudiciales. Contiene 2,1 mg de gestodeno combinado con 0,55 mg de etinilestradiol, y libera 60 microgramos de gestodeno y 13 microgramos de etinilestradiol al día”, ha explicado Johannes Bitzer, director del Hospital Universitario de Ginecología de Basilea y ex presidente de la Sociedad Europea de Contracepción y Salud Reproductiva.

Por su parte, Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud de la Mujer, compara este nuevo parche transdérmico con los anticonceptivos hormonales orales (AO). “Las ventajas son claras: se evita el primer paso hepático, lo que significa que la biodisponibilidad del fármaco es más homogénea; y se disminuye la dosis, ya que a través de la vía transdérmica existe una liberación menor y constante de los fármacos, lo que evita fluctuaciones y se consiguen menores efectos metabólicos perjudiciales”.

Asimismo, según este especialista, “la colocación de un parche semanal mejora el cumplimiento, ya que no hay que recordar su uso diario, como pasa con la vía oral y que con frecuencia ocasiona olvidos; y su tamaño, transparencia y menor frecuencia de administración lo convierten en anticonceptivo de preferencia para la mujer”.