Premios BiC
Juan Pablo Ramírez Madrid | sábado, 15 de noviembre de 2014 h |

Los dos grandes partidos pusieron de manifiesto una vez sus diferencias en política sanitaria y dejaron entrever una vez más la posibilidad de alcanzar un Pacto por la Sanidad, una de las reclamaciones más repetidas por los profesionales durante la celebración de la Convención de la Profesión Médica que ha tenido lugar entre el viernes y el sábado en Madrid.

Sus responsables de políticas sanitarias, José Ignacio Echániz, por parte del Partido Popular, y María José Sánchez Rubio, por parte del PSOE, sí coincidieron en la necesidad de crear lazos de unión entre las comunidades autónomas con el objetivo de encontrar puntos de cohesión en el Sistema Nacional de Salud. “Debemos establecer unos mínimos de garantías que unifiquen el sistema”, expresó Sánchez Rubio, consejera de Salud de la Junta de Andalucía. En la misma línea, continuó Echániz, consejero de sanidad de Castilla-La Mancha: “La percepción puede ser distinta pero se están hilvanando elementos de cohesión en el Consejo Interterritorial de Salud (Cisns)”.

Precisamente la Organización Médica Colegial había reclamado mayor protagonismo del Cisns en lo que se refiere a recursos humanos. Las conclusiones del informe sobre la situación laboral de los médicos en el SNS se han convertido en uno de los temas más recurrentes de las jornadas. La consejera andaluza admitió la necesidad de establecer políticas comunes en esta materia, para lo que solicitó extender otra vez la tasa de reposición al 100 por cien.

Sánchez Rubio defendió la gestión de la plantilla que ha hecho su comunidad autónoma, muy criticada por el alto número de eventuales con una jornada laboral del 75 por ciento. El SAS ya ha anunciado que estos profesionales recuperarán en 2015 su jornada y salario al 100 por cien, después de que la tasa de reposición de profesionales en servicios esenciales haya pasado al 50 por ciento. Además ya ha lanzado una oferta pública de empleo con más de 3.000 plazas, que prevé incrementar para el próximo año. “Se nos jubilan cada año 3.000 profesionales, de una plantilla de alrededor de 100.000. Si sólo podemos contratar a 300, tenemos que recurrir a eventuales”. Echániz defendió la necesidad e introducir políticas de retribución variable, que podrían encontrar una salida con la implantación de la gestión clínica.

Los problemas en recursos humanos pusieron de manifiesto una vez más el debate de la infrafinanciación de la sanidad. El plan de presupuestos del Gobierno enviado a Bruselas desvelaba la intención de reducir la financiación sanitaria a un 5,3 por ciento del PIB. “Si esto termina ocurriendo, la sostenibilidad va a ser muy compleja”, destacó la responsable socialista quien insistió que la cifra debería rondar el seis o el siete por ciento.

Una vez más, Echániz acusó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de dejar la sanidad en un situación comprometida, con “una deuda de 16.000 millones de euros”. Su homóloga en el PSOE lamentó que la solución del Gobierno haya sido el Real Decreto 16/2012 que “ha roto la universalidad del sistema”.