Gaceta Médica Barcelona | jueves, 12 de junio de 2014 h |

Se estima que entre el 50 y el 60 por ciento de los pacientes con trastorno mental es vulnerable a desarrollar una adicción. Una coexistencia que durante los últimos años ha posicionado a la patología dual como uno de los retos en las consultas, que requiere doble especialización.

Esta es una de las principales conclusiones abordadas por los más de 700 expertos participantes en las XVI Jornadas Nacionales de Patología Dual, un encuentro que se celebra por primera vez en Valencia patrocinado por el National Institute on Drug Abuse (NIDA) de los Estados Unidos y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam).

La psicosis, los trastornos de personalidad, la depresión, el trastorno bipolar, la ansiedad o el TDAH predicen la aparición de un trastorno por abuso de sustancias o una adicción comportamental. Precisamente por esa simultaneidad de trastornos mentales, “dado que el abuso de drogas no es un problema aislado, sin más, bajo ningún concepto puede ser abordado sin contemplar la patología dual del consumidor” afirma José Martínez Raga, coordinador de las Jornadas y experto de la Universidad de Valencia y del Hospital Universitario Doctor Peset. Esta consideración es esencial ya que “una vez diagnosticada, la patología dual se asocia a un peor pronóstico que el de un trastorno mental o una conducta adictiva por separado: recaídas, hospitalización, violencia, complicaciones médicas o encarcelación por la sucesión de delitos”, puntualiza el experto.

“Encontrar un paciente con un trastorno mental que además presente una adicción o viceversa no es nada excepcional. Todo lo contrario, hoy en día podemos decir que es la norma. Por eso, debemos pensar en patología dual en cualquier sujeto que demanda atención por una adicción o diagnóstico psiquiátrico. Las dos situaciones clínicas, el trastorno mental y el trastorno por abuso de sustancias, deben ser tratadas al mismo tiempo”, explica Nestor Szerman, presidente de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).

En esta edición se profundizará en la relación de causalidad o casualidad entre psicosis y el cannabis, la “epidemia” del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), como factor de riesgo para la aparición de un trastorno por uso de sustancias, así como el uso del cigarrillo electrónico en pacientes duales como tratamiento para su adicción.

En concreto, en lo referente al “vapeo”, Szerman ha precisado que para el paciente con patología dual el cigarrillo electrónico es una buena alternativa porque ayuda a mantener en equilibrio la adicción. “En el tabaquismo lo que es malo es el tabaco, la nicotina es solo el tratamiento y esto es esencial en los pacientes con patología dual”, afirma, añadiendo que “inhalar nicotina en vapor de agua caliente puede ser una alternativa de tratamiento eficaz para los pacientes que presentan una adicción y otro trastorno mental asociado”.