Almudena Fernández Madrid | viernes, 09 de octubre de 2015 h |

De las 23 especialidades pediátricas que son imprescindibles para la Asociación Española de Pediatría (AEP) —recogidas en el Libro Blanco de la especialidad—, solo una de ellas está reconocida como área de capacitación específica (ACE), concretamente, neonatología. Otras cinco tienen realizado el trámite requerido ante el ministerio de Sanidad para intentar serlo, pero están a la espera de una resolución por parte de este órgano y todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre ellas. Así lo ha asegurado a GM Fernando Malvierca, vicepresidente de la AEP y coordinador de los actos de celebración del Día de la Pediatría 2015, en el marco de la presentación de esta fecha.

Aunque queda mucho trabajo por hacer, reconoció que la predisposición para crear estas ACEs por parte del ministerio es mejor ya que, hasta hace un año, a las anteriores directivas “nunca les habían hecho caso”.

El resto de especialidades pertenecientes a la AEP presentarán también ante el ministerio la documentación necesaria para intentar convertirse en ACE, pero, tal y como recordó su vicepresidente, supone un trabajo difícil, en el que están implicados muchos profesionales y se requiere de una información muy completa para conseguir que sea aceptada la solicitud.

Desventajas

Y es que las desventajas de los pediatras españoles en relación con los del otros países europeos son notables. Malvierca explicó que en estados muy cercanos a España, como Portugal, “hay determinadas ACEs o superespecialidades pediátricas que están reconocidas oficialmente, como es el caso de alergología pediátrica”.

De hecho, señaló que “se da incluso la paradoja” de que cinco hospitales españoles han sido reconocidos a nivel europeo y especialistas en pediatría de otros países pueden capacitarse específicamente en esos centros. Sin embargo, si son pediatras españoles los que tienen la oportunidad de ir a ocupar una plaza oficial en otro país, a pesar de haberse formado igual, al no tener una titulación oficial que lo respalde se encuentran en situación de inferioridad de posibilidades.