Julio Zarco es presidente del Consejo editorial de GACETA MÉDICA. Blog ‘Ser médico’ – www.juliozarco.com Después de casi un año de Gobierno Popular, el Ministerio de Sanidad ha puesto sobre la mesa un tema muy debatido en la política de recursos humanos, de gran sensibilidad profesional y, sobre todo, un anatema para los sindicatos de clase y profesionales: el sistema retributivo de los médicos. En la última reunión de la ministra de Sanidad, junto a una gran mayoría de consejeros autonómicos, la responsable del ramo ha lanzado la propuesta de la idoneidad de revisar las retribuciones de los médicos, de tal suerte que se contemplen una parte fija y un variable que puede estar entre un 10-15 por ciento. Esta propuesta no es nueva en el sector. Ya hace más de un año, en un estudio realizado a 1.500 médicos de familia y enfermeras de Atención Primaria del país, se puso de manifiesto los buenos ojos con los que los profesionales sanitarios verían una retribución fija y estable y un variable (Cantero I, Zarco J. Análisis comparado de la situación de los médicos de Atención Primaria y personal de enfermería en España, 2012, http://juliozarco.com/wp-content/uploads/2012/05/Análisis-comparativo-profesionales-ap-en-españa.pdf). En el estudio se avanza que la parte incentivable podría estar en relación al propio desarrollo profesional (es decir formación, desempeños, investigación, etc.) y a los resultados en salud. En los grupos de trabajo que la ministra de Sanidad planteó hace varios meses para estudiar los cambios estructurales y garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario, ya se avanzó uno sobre el modelo retributivo que, en palabras del actual director de Ordenación Sanitaria, ha avanzado una gran parte del trabajo. Apenas pasadas 24 horas de este pequeño avance, las voces de los sindicatos se han dejado oír, increpando al ministerio sobre que cualquier propuesta de modificación del modelo retributivo debe de realizarse con el consenso de las centrales sindicales. Parece razonable este planteamiento y que los sindicatos reivindiquen su espacio y sus propuestas, claro que habría que preguntarse por qué el Ministerio ha realizado avances conceptuales en los grupos de expertos sin su participación y si se deberá a que cualquier modificación relacionada con el modelo retributivo se encuentra siempre con una clara oposición de sindicatos profesionales y de clase, de forma que se pueda pensar que dejar dicho cambio en sus manos podría ser como “dejar a la zorra guardar del gallinero”. Como botón de muestra, sólo hay que ver cómo se gestiono la carrera profesional de los 17 miniestados españoles. Una carrera profesional que se ha terminado convirtiendo en unos “trienios ilustrados”, donde se asciende en la escala como un globo aerostático, solo dejándose llevar por las corrientes de aire favorable y sin reconocer el esfuerzo, la competencia y la excelencia. El futuro sistema retributivo debe acabar con la perversidad del actual, y es que no todos los profesionales somos iguales, ni se debe recompensar por igual al excelente que al incompetente. Se premia la picaresca en el sistema y se devalúa la fidelidad al mismo y a los valores de la profesión. Por ello un modelo retributivo más justo debe dotarse de resortes y mecanismos para motivar y generar excelencia, ya que está visto que no hay “chocolate para todos”. Para hacer este cambio se necesita a los sindicatos, pero unos sindicatos que nos representen, libres de intereses, autónomos, desideologizados, profesionalizados y, sobre todo, competentes. | viernes, 07 de septiembre de 2012 h |