17ª Reunión Nacional de la SEH-LELHA

br

E. Sainz Corada Madrid | viernes, 09 de marzo de 2012 h |

Se realizó por vez primera en España en octubre del año pasado (ver GM nº 393), pero poco a poco, a base de ensayos y buenos resultados se va confirmando como una alternativa real en el abordaje de la hipertensión arterial (HTA) resistente. Hablamos de la denervación renal percutánea, una novedosa técnica que, mediante una punción en la arteria femoral y descargas de radiofrecuencia a dos arterias renales quemando la denervación del sistema simpático, permite mejorar el control de estos pacientes. (Ver cuadro)

Tal y como señaló Luis Miguel Ruilope, jefe de la Unidad de Hipertensión Arterial del Hospital 12 de Octubre de Madrid —centro de referencia a nivel nacional en la implantación de esta técnica— durante el congreso de la Sociedad Española de Hipertensión Arterial (SEH-Lelha), celebrado en Madrid, la intervención ejerce un efecto beneficioso a nivel global al mejorar varias de las causas fisiopatológicas del trastorno hipertensivo. “Los datos obtenidos son de una enorme transcendencia, y es que la disminución de la presión arterial sistólica en tan sólo 5 mm/Hg puede reducir el riesgo de infarto cerebral hasta en un 30 por ciento”, precisa, a la vez que subraya el buen perfil de seguridad del tratamiento. “Reduce la activación del sistema nervioso simpático a nivel renal, pero también se ha visto que mejora la actividad del sistema renina angiotensina y la función endotelial”, aseguró.

También la función cardiaca

Además, supone un abaratamiento de los costes sanitarios al precisar de menos controles y visitas al médico, al mismo tiempo que se reduce la medicación. Pero sus beneficios no se quedan ahí.

Precisamente, y coincidiendo con la celebración del congreso, la revista científica Journal of American College of Cardiology publicaba los datos de un nuevo estudio que demuestra que la denervación renal no solo reduce la presión arterial, sino que además disminuye significativamente la hipertrofia del músculo cardiaco y mejora la función diastólica del corazón, parámetros de enorme importancia pronóstica en esta población.

El trabajo, realizado por el grupo de Matias Brand de la Universidad de Hamburgo, analiza y compara la evolución durante seis meses de la masa y la función cardiaca medida por eco en 46 pacientes con HTA refractaria sometidos a esta intervención en comparación con otros 18 con tratamiento convencional.

Pese a los buenos resultados demostrados Ruilope propone la creación de centros de referencia donde llevarla a cabo y apunta la necesidad de disponer de un protocolo que determine qué pacientes son candidatos a recibir este tratamiento una vez que han agotado las opciones terapéuticas.

Definir el perfil

Así, adelanta a GACETA MÉDICA, en abril, coincidiendo con la reunión de la Sociedad Europea de HTA, se va a publicar en Journal of Hypertension la posición de esta sociedad al respecto y en la que se define el paciente que debe recibir denervación renal, “que es un hipertenso resistente con sistólica en consulta por encima de 160 mm/Hg si es hipertenso simplemente, o de 150 mm/Hg si también, es diabético”, explica Ruilope, que ha participado en la elaboración del documento.

Además, la determinación de quien es candidato deberá ser realizada por un especialista en HTA. “Esas serían las condiciones perfectas para que su utilización”, asegura.

En cualquier caso, concluye, “conviene ser prudentes ya que todavía se necesita más información para prever cómo evolucionarán los pacientes en los próximos años y si los efectos que se logran son duraderos”.