oncología/ Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio 2013

br

R.C. Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2013 h |

Añadir veliparib (un inhibidor de PARP-1) y carboplatino (un quimioterápico) a la terapia estándar en cáncer de mama triple negativo ofrece mejores tasas de respuesta que la administración de la terapia estándar en exclusiva. Así se desprende de los resultados del ensayo I-SPY 2, en fase II, que ha analizado las respuestas a esta combinación de 71 pacientes, 38 con cáncer de mama triple negativo y 33 con receptores hormonales positivos y HER2 negativo.

Del análisis de los datos, este estudio obtuvo que el 52 por ciento de las pacientes con cáncer de mama triple negativo en tratamiento con carboplatino y veliparib, añadido a la terapia estándar con paclitaxel seguido de antraciclinas, obtuvieron respuestas patológicas completas, frente al 26 por ciento de pacientes con cáncer de mama triple negativo en tratamiento con la terapia estándar. En pacientes HER2 negativas, los porcentajes fueron del 33 y el 22 por ciento respectivamente.

También en cáncer de mama triple negativo, durante el Simposio de San Antonio se presentaron resultados de un ensayo en fase III con 443 pacientes con este tipo de tumor en estadíos 2 y 3, que demostró que añadir carboplatino y/o bevacizumab a la terapia estándar con quimioterapia incrementa el número de mujeres en las que el cáncer es eliminado antes de la cirugía. Lo que todavía no ha sido analizado es si existen o no diferencias en las tasas de recurrencia del tumor o en la mortalidad de las pacientes a largo plazo.

Terapias antihormonales

Hasta el doble de supervivencia libre de progresión (SLP) en cáncer de mama HER2 negativo metastásico ha logrado la combinación de dasatinib (un fármaco aprobado por la FDA para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica) y el tratamiento estándar antihormonal letrozol, según los resultados de un ensayo en fase II también presentado durante la celebración de este Simposio. Además, otra terapia antihormonal, anastrozol, podría resultar efectiva para la prevención del cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas con alto riesgo, según los resultados todavía iniciales de un estudio publicado en The Lancet simultáneamente. Y, ahondando en las mutaciones en PIK3CA, un grupo de investigadores alemanes ha descubierto que aquellas pacientes con mutaciones en este gen, HER2 negativas y receptores hormonales positivos son más resistentes a la quimioterapia y tratamientos anti HER2 que las no mutadas.

Además, se han presentado nuevos datos sobre HER2 positivo y trastuzumab. Así, se ha constatado que, a más número de células inmunes en el tumor, mejor respuesta al tratamiento inicial con quimioterapia y trastuzumab. Y se ha identificado la combinación de carboplatino, docetaxel y trastuzumab como la mejor opción terapéutica post-cirugía en estas pacientes.