Premios BiC
J.A.R. Barcelona | viernes, 12 de junio de 2015 h |

Mejorar el tratamiento del asma no controlada es uno de los principales retos en esta patología. En este sentido, la reciente aprobación de la nueva indicación de tiotropio para estos pacientes en concreto ha sido saludada por los expertos como una buena noticia, ya que desde hace una década no había novedades farmacológicas para ellos. Se trata de tiotropio Respimat (de Boehringer Ingelheim), un broncodilatador anticolinérgico inhalado de acción prolongada. En un ensayo clínico fase III ha demostrado una reducción del 21 por ciento del riesgo de sufrir una exacerbación y un aumento del 68 por ciento en la mejoría de los síntomas.

Como explica Eva Martínez, jefa de Servicio de Neumología del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia, se trata de una terapia aditiva. “En el primer nivel, se administran corticoides inhalados en dosis más o menos altas y, en el segundo, agonistas beta-2 de acción prolongada (LABA)”. Si estas terapias no son suficientemente eficaces, se puede administrar tiotropio. Martínez señala que esta nueva terapia podría beneficiar “al 10 por ciento de los pacientes asmáticos”. En la recientemente publicada Guía Española para el Manejo del Asma (Gema 4.0), ya aparece posicionado como tercer fármaco.

Aparte de la buena eficacia que este fármaco ha demostrado en los ensayos, Martínez destaca su facilidad de uso. “Es un cartucho que emite un vapor suave con unas partículas muy finas”, indica. Además, sólo es necesario emplearlo una vez al día, “con lo que esperamos que pueda mejorar la adherencia al tratamiento en estos pacientes, que tienen que medicarse toda la vida”. Y, como afirma Martínez, “es un fármaco seguro porque llevamos años utilizándolo en EPOC”.