carmen m. lópez Madrid | viernes, 20 de febrero de 2015 h |

No se le han resistido los cuatro puntos cardinales del mapa, al menos así dejó constancia cuando envió sus fotos para acompañar esta entrevista. Encarna no sólo es “excelente” en su trabajo, sino que enriquece su tiempo libre con el arte, la música, la literatura, y el yoga. Sí, esa meditación que tanto le aporta en su día a día.

Pregunta. Bienvenida a una entrevista muy cultural: con un poco de arte, de música y de costumbres… ¿Empezamos por tu gran pasión?

Respuesta. Soy una enamorada de viajar. Llevo viajando desde que tengo posibilidad económica autónoma, es decir, sin depender de nadie. Y viajando he descubierto culturas diferentes que me apasionan y me han enseñado mucho. ¿Lugares en los que he estado? India, Tailandia, Bali, Sicilia, Méjico, Australia… La verdad que no me cuesta hacer una maleta y creo que es una de las mejores escuelas que podemos tener.

P. ¿A qué lugares darías tu una acreditación de excelencia?

R. A muchísimos. Soy asturiana de nacimiento y canaria de adopción, porque he vivido casi siete años en Tenerife, y allí comencé mi carrera profesional y es un sitio al que tengo mucho aprecio. Asturias es un paraíso, es mi tierra y es donde me siento bien. Fuera de nuestra fronteras, hay países como India, que me parece que tienen una espiritualidad que posiblemente si volviera ahora la disfrutaría de otra manera. Ahora hago yoga, meditación y no descarto la posibilidad de volver a vivir la experiencia de otra forma. Además, me gustan las culturas árabes, aunque no apruebo la ideología que tienen con respecto a la mujer, su cultura es muy diferente, y me encantan los colores, olores de esos países. Estambul es maravillosa, tiene un encanto especial, sus atardeceres, el Bósforo, hasta el sonido del Mu’ahdhin suena bien.

P. Hablando de meditación, ¿le hace falta yoga al sector?

R. Por supuesto. Posiblemente uno no lo aprecia hasta que no lo vive, pero realmente sí hace falta. Yo empecé a practicar yoga hace cuatro años y te ayuda mucho, sobre todo a parar y a relativizar y hacerte la vida más fácil.

P. Y si a esa tranquilidad le ponemos música, ¿con qué tipo estaría más identificada la Medicina?

R. La verdad que en música los gustos son como en cualquier hobby, te pueden gustar más o menos. Pero yo creo le pondría clásica, podría ser útil. Descartaría el rock y el bacalao. A mí personalmente me gustan mucho los boleros.

P. El tándem enfermería-medicina con gestión clínica, ¿a qué suena?

R. A compañeros, no puede sonar a otra cosa. Si lo trasladamos a la música, sonaría a un bolero, si la sabemos llevar bien.

P. Vamos con el arte. ¿Con qué artista te quedas?

R. Me gusta mucho Miguel Ángel, su escultura me parece fantástica. Cuando estuve en Italia me deslumbró.

P. ¿Hay grandes artistas en el sector?

R. En general sí. Y en particular en el Clínico. En el hospital somos casi 6.000 trabajadores, por lo tanto, podríamos tener el mismo porcentaje de hobbies que existe en la sociedad. Tenemos el que canta, el que hace teatro, el que pinta, el viajero o deportista. A veces lo descubrimos con profesionales que nunca lo hubiésemos imaginado.

P. Para coordinar a más de 2.000 profesionales, ¿hay que tener mucho arte?

R. (Risas). Es un mix importante, porque cada uno tiene una categoría profesional diferente y tenemos que convivir todos, por tanto, sí es un arte. Podríamos compararlo con el arte de la lidia, —aunque no entiendo de tauromaquia—. Uno tiene que tener cintura para en un momento determinado sacar el capote.

P. Por lo general, en una obra de arte valoramos o criticamos el resultado, pero en ocasiones hay artistas poco valorados, ¿en tu profesión ocurre así?

R. Normalmente trabajas en tu unidad y tu trabajo se queda ahí, tienes que salir y trascender para que se vea lo que haces. Sobre todo porque lo que no exteriorizas de tu trabajo a veces se desconoce. Sacar las cosas fuera de tu entorno más cercano, al igual que viajar, es bueno para todo.

P. ¿Me dices una evidencia científica de la realidad que atraviesa el sector?

R. Coordinación de niveles.

¿Un lugar para viajar? África.

¿Una canción? ‘Lo eres todo para mí’, de Luz Casal.

Amante de los conciertos, ¿cuál recuerdas con cariño?El de Luz Casal y Los Secretos.

¿Si no fueras enfermera? Sería enfermera.

¿Pintura o escultura? La pintura de Miguel Ángel.