L.B./C.M.L. Madrid | jueves, 30 de abril de 2015 h |

En un año marcado por las elecciones autonómicas y generales, y con un escenario político diferente, por la aparición de nuevas formaciones políticas, la sanidad está siendo objeto de debate. El RD 16/2012 sigue en boca de todos, en su tercer aniversario. Una reforma que para la portavoz popular de Sanidad en el Congreso, Teresa Angulo, ha sacado la sanidad adelante y ha conseguido ahorros en unas arcas dañadas por la “herencia envenenada”.

Pregunta.Uno de los grandes escollos del Pacto por la Sanidad era el RD16/2012. La oposición lleva en su programa electoral su derogación. ¿Cree posible sumar a la oposición a un pacto de cara a la nueva legislatura?

Respuesta. Seguimos teniendo ese deseo y ese compromiso y así lo ratificó el ministro Alfonso Alonso en su primera comparecencia en el Congreso. Aunque personalmente confío poco en esa voluntad de pacto por parte de algunos grupos de la oposición que están más centrados en obtener rédito político que preocuparse por los verdaderos problemas sanitarios. La sanidad debería alejarse de los intereses partidistas y centrarse en lo que es mejor para el paciente. Este Gobierno ha dado un ejemplo claro de esa apuesta por el pacto al firmar un acuerdo tanto con los profesionales como con la industria farmacéutica. Invito a la oposición a que se sumen a ese pacto que los propios profesionales han firmado y que las fuerzas políticas no somos capaces de conseguir.

P. En un escenario de cambio de Gobierno, si la oposición derogase el RD16/2012, ¿el PP seguiría apostando por el pacto?

R. Nuestra voluntad de pacto es tanto si estamos en el Gobierno como si estamos en la oposición porque creo que la sanidad debe estar alejada de los intereses partidistas. No me gustaría que se diera marcha atrás en una reforma que ha conseguido salvar al SNS. Por tanto, diálogo sí, y además insistimos en el pacto.

P. Los acuerdos profesionales parece que van a distintas velocidades con médicos y enfermeros, ¿debería mediar el ministerio?

R. Los pactos marcaron un hito en la gestión. Partiendo de la premisa de que están para cumplirlos no me cabe la menor duda de que el ministro de Sanidad está haciendo un gran trabajo y se están cumpliendo, pero todo el mundo tiene que poner de su parte. El ministerio sabrá hacer ese papel de mediador y aunar voluntades.

P. Otra de las promesas pasan por garantizar la aplicación efectiva del catálogo básico de prestaciones en todas las CC.AA. y por adoptar medidas que permitan el acceso a las innovaciones en condiciones de equidad. ¿Qué fórmulas proponen para garantizarla?

R. El Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C es un magnífico ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas y cómo hay que saber aprovechar las oportunidades que las innovaciones nos ofrecen para salvar vidas. Hay que saber gestionar para que el sistema público sea capaz de afrontar nuevos retos y se ha demostrado que se puede hacer. Primero, con las medidas que la reforma sanitaria ha implantado como, por ejemplo, el ahorro farmacéutico conseguido en estos años que ha supuesto 4.500 millones de euros, lo que ha permitido que se hayan financiado más de cien innovaciones. No me cabe la menor duda de que con todas las fórmulas que está introduciendo el ministerio —techo de gasto, riesgo compartido y compra centralizada— se está demostrando que el sistema sanitario bien gestionado puede hacer frente a todas esas innovaciones.

P. Una de esas fórmulas, ¿podría ser esa la enmienda sobre techo de gasto que ha introducido el PP en la reforma de la ley de financiación?

R. Se ha introducido un mecanismo que es voluntario para las CC.AA. que se adherirán voluntariamente o no, pero indudablemente es fundamental que la administración pública que compre o contrate un servicio pague esos materiales y esos servicios. Esta es una de las fórmulas que se han establecido y estamos abiertos a hablarlo y debatirlo y si se establecen nuevas medidas no habrá problema en introducirlas.

P. El ministro abrió el debate sobre la vuelta de la vacuna de la varicela a la farmacia, ¿hay algo previsto al respecto?

R. Cuando se toman decisiones de como incorporar una vacuna al calendario se hace siguiendo las recomendaciones tanto del ministerio como de la Agencia Europea del Medicamento. Con el tema de la varicela había una discusión entre pediatras y profesionales de la salud pública y se tomó una decisión en base a unos criterios de salud pública. Es verdad que el debate está abierto y las opiniones de los pediatras también son importantes y por tanto, el ministerio lo está valorando con las comunidades autónomas porque son recomendaciones basadas en criterios científicos.

P. ¿El PP se plantea dotar de más liderazgo al ministerio de Sanidad?

R. En esta legislatura se ha dado un paso muy importante porque en el Consejo Interterritorial se están adoptando decisiones de manera consensuada con las comunidades autónomas. Es importante respetar las competencias de las administraciones, eso sí, hace falta mantener una cohesión porque al final lo que importa a los ciudadanos es el acceso equitativo al sistema sanitario independientemente de los 17 sistemas sanitarios que existen. Creo que ha habido avances importantes como por ejemplo el establecimiento de una cartera común de servicios y con esa implantación tan demandada que había del calendario vacunal único que generaba problemas en los desplazamientos de una comunidad a otra. Por tanto, sí se está llevando a cabo ese liderazgo en cuanto a cohesión, a pesar de que haya comunidades que quieran ir por libre como Andalucía con las subastas, algo que está causando perjuicio a los ciudadanos andaluces y a las farmacias con los desabastecimientos.

P. En materia sanitaria, ¿se va a pisar el acelerador en el Congreso, ?

R. Tras la intensa actividad de estos años en materia sanitaria con el RD 16/2012, el ministerio de Sanidad está más encaminado en la parte social. Hay cuatro proyectos de ley y quizás es el área donde el ministerio y Congreso y Senado más trabajarán próximamente.

El plan estratégico de hepatitis C representa un magnífico ejemplo de cómo se deben hacer las cosas”

El ministerio sabrá hacer el papel de mediador entre médicos y enfermeros y aunar voluntades”

Artículo anteriorMetges del Clínic demanen l’empara davant les crítiques d’alguns parlamentaris
Artículo siguienteA corazón abierto: Sobre enfermeras, traslados y centros de salud