Premios Fundamed
Almudena Fernández Madrid | viernes, 19 de febrero de 2016 h |

Oficialmente, Ramón Albero es doctor en endocrinología, extraoficialmente, actúa como cual ‘doctor’ en filología. En este otro ‘trabajo’, persigue el buen uso del lenguaje y en el mundo del futbol ha encontrado un filón. Incluso, hasta para animarse a escribir un libro sobre el tema…

Pregunta. Has publicado La infumable jerga futbolera, informativa y publicitaria… Entiendo entonces que gramática y fútbol no parecen ir de la mano…

Respuesta. El fútbol tiene una jerga peculiar. La jerga en sí no es mala, es normal en cualquier profesión, pero hago sangre con la del fútbol porque en algunos casos es inaceptable y de mala calidad. No todos los periodistas emplean mal la gramática, pero yo sufro mucho oyendo una transmisión televisiva o radiofónica de un partido, porque se cometen muchísimas incorrecciones.

P. Es decir, mientras que en el césped se dan patadas al balón, en las cabinas de los estadios se las dan al lenguaje, ¿no?

R. Así es. Ni estoy en contra de la profesión de locutor ni todos ellos dan patadas a la gramática, pero muchos sí. Y con más frecuencia en la televisión que en la radio. No me preguntes por qué.

P. Así que, como los futbolistas, los oyentes también pueden lesionarse de gravedad. Del oído, en su caso.

R. Quizá del oído no, pero el centro cerebral sí se rebela contra ello, yo me disgusto y sufro mucho cuando oigo permanentemente el uso monocorde e incorrecto del pretérito perfecto simple. Nadie “ha chutado”, para ellos “chutaron”, cuando hace un segundo de la acción. Hay que emplear el pretérito perfecto compuesto o el presente.

P. Ya veo que sufres con las incorrecciones de locutores y presentadores deportivos. ¿Esta enfermedad tiene cura?

R. Es bastante difícil. En primer lugar, para poner un tratamiento a una enfermedad tiene que haber un diagnóstico previo, y no creo que quieran diagnosticarse. Tengo la sensación de que hay poco sentido autocrítico para valorar lo que están haciendo. Por supuesto, me he encontrado a profesionales excelentísimos y preocupados por el problema, pero muchos no hacen sino copiarse unos a otros. El problema se ha extendido, como dicen ahora, viralmente.

P. Te he escuchado renegar de anglicismos como running, footing… Entonces, como futbolero, ¿qué me dices de corner, penalti o hat-trick?

R. Cuando el fútbol vino a España, es lógico que, como cualquier otro deporte que no existe en nuestro país, venga acompañado de este tipo de palabras. Pero, con el paso del tiempo, creo que desde luego hay que españolizar.

P. Dentro de esa jerga futbolera y, por la parte que te toca como médico, ¿qué opinas de palabras como ‘galeno’ y agua milagrosa?

R. El galeno no está mal, yo en mi texto lo digo. ¿El agua milagrosa? Bueno… También es una palabra graciosa. Hay que estar abierto a innovaciones o invenciones, el problema es cuando esta invención se hace permanente y se usa de manera cotidiana.

P. En la ‘infumable’ jerga futbolera, ¿cuál sería tu particular triada?

R. El empleo del indefinido unido al uso del pretérito perfecto simple en lugar del presente y aludir al balón como “la bola”. Es un retroceso conceptual importantísimo, una bola es una formación más o menos esférica de cualquier material.

P. Otro de tus objetivos es mejorar la literatura científica…

R. También se habla muy mal. En los ambientes médicos es frecuentísimo oír “el enfermo ha hecho una neumonía”¡qué tontería! El enfermo habrá tenido una complicación neumónica. También suele ser habitual que al escribir un artículo científico se calquen frases de artículos en inglés con una construcción totalmente equivocada: “Dolor de cabeza y erupción cutánea se ha descrito”¿Cómo se puede redactar de esa manera?

P. Practicas tútbol, tenis, bicicleta… ¿Predicas siempre con el ejemplo los consejos que das a tus pacientes?

R. Siempre se ha dicho que el médico tiene que decirle a los enfermos “haz lo que yo te diga y no lo que yo haga”, pero en mi caso sí doy ejemplo llevando una vida saludable. Debo confesar que aunque sea endocrino soy muy laminero (goloso).

El deporte, ¿mejor practicarlo o verlo tras la pantalla? Mejor practicarlo.

¿Quién escribiría el libro de tu vida? Como Amando de Miguel ha escrito mucho sobre el lenguaje, no me importaría que me retratara.

¿De qué género sería? Amable, porque soy un optimista moderado.

¿Los errores gramaticales al hablar de fútbol te los tomas con humor? A veces sí, y hago comentarios jocosos.