J.P.R. Madrid | viernes, 09 de octubre de 2015 h |

El objetivo del Gobierno valenciano de revertir las concesiones para la gestión de hospitales a empresas privadas tendrá que esperar. Los plazos aún son indeterminados pero la consejera de Sanidad de la región, Carmen Montón, ya ha trazado una hoja de ruta con este fin.

“Pasa, en primer lugar, por realizar una auditoría, establecer una foto fija de la sanidad que nos hemos encontrado en el Departamento de Salud de Dénia”, explicó Montón a los alcaldes del área de Marina Alta. Esta auditoría se llevaría a cabo en varios frentes: infraestructuras, inversiones y sobre “la calidad asistencial que están recibiendo los ciudadanos de este departamento de salud”, añadió.

En estos mismos términos se refirió en otro encuentro con la Junta de Personal, el Comité de Empresa de Marina Salud y la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública de la Marina Alta. La consejera dejó claro que el fin de estos controles será devolver la sanidad a lo público, como acordaron en el Pacte del Botànic PSOE, Compromís y Podemos en el acuerdo de Gobierno. En concreto ese texto firmado el pasado 11 de junio recogía una “auditoría de los concesiones administrativas sanitarias y estudio de las vías adecuadas que permitirían la reversión completa”.

Con este objetivo, la directora general de Inspección Sanitaria, María Luisa Roselló, anunció un nuevo paso: la homogeneización de “funciones de los comisionados, que eran muy dispares según el departamento”. En esta línea, la consejería ya ha diseñado “un Plan de Inspección que se realizará periódicamente y que servirá de apoyo a la labor de control de los comisionados”, especificó la directora general.

El departamento que dirige Montón ya ha iniciado los pasos para renovar el equipo de comisionados que trabajan en el control de los hospitales de gestión privada. El primer nombramiento ya se ha producido. Pedro Cervera, licenciado en Farmacia por la Universidad de Valencia y especialista diplomado en Farmaeconomía y Análisis del Uso de los Medicamentos por la Escuela Nacional de Sanidad, supervisará el área de Denia, hospital que depende de DKV al 65 por ciento y de Ribera Salud al 35 por ciento. Precisamente esta última compañía se ha mostrado favorable a la realización de todo tipo de auditorías.