ATE/ El proceso, que comenzará en junio, incluye 22 grupos terapéuticos de fármacos

br

Redacción Madrid | viernes, 10 de mayo de 2013 h |

Tras meses de polémicas en torno a la iniciativa andaluza de declarar alternativas terapéuticas equivalentes (ATE) a ciertos grupos de medicamentos, María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social de Andalucía, ha anunciado este viernes 10 de mayo que finalmente sí existirá un acuerdo marco en este tema.

Según ha explicado Montero, serán 22 lotes de principios activos los que saldrán a concurso público y se prevé que el proceso, que comenzará en el mes de junio, esté ya terminado en el mes de octubre. Desde ese momento, todos los servicios de farmacia hospitalaria de Andalucía dispensarán un mismo principio activo para determinadas indicaciones terapéuticas. En cuanto a los afectados por esta medida, la consejera ha señalado que en el acuerdo se incluyen tanto fármacos de uso hospitalario como de dispensación hospitalaria.

Eso sí, la consejera ha especificado que “los principios activos que se seleccionen de cada uno de estos grupos se administrarán a todos aquellos pacientes para los que no existan factores clínicos que condicionen la elección”. En caso de que existan estas excepciones, el facultativo podría optar por otro principio activo de este mismo grupo terapéutico.

Además, Montero también ha señalado que esto solo se aplicará en el inicio de tratamientos a partir de la entrada en vigor de este acuerdo marco y nunca en tratamientos ya instaurados, salvo que el médico lo determine. De este modo, la administración asegura que el sistema de selección de medicamentos no supondrá limitación o traba a la libertad de prescripción médica.

Una vez que culmine el proceso de selección, se calcula un ahorro anual en la factura de la farmacia hospitalaria de entre ocho y diez millones de euros. Un dato que sale de las cifras que maneja la consejería en cuanto a consumo anual de medicamentos.

Según sus estimaciones, al incluir en el acuerdo marco al 24,7 por ciento del total de fármacos hospitalarios al año (unos 160 millones de euros) y contando con que, de ellos, solo se verán afectados la mitad aproximadamente, debido a las excepciones establecidas (tratamiento ya iniciado o condicionantes clínicos), al final la cifra que será de unos 80 millones de euros. Y, con estos datos sobre la mesa, la Junta espera ahorrar hasta un 10 por ciento de esta última cifra, ya más real, y de ahí que calculen entre 8 y 10 millones de euros de ahorro.