C. S. Valencia | viernes, 29 de abril de 2016 h |

Desde cuál ha de ser el tratamiento de la pancreatitis aguda (PA) en las primeras 48 horas, hasta el papel de los ácidos biliares en los trastornos funcionales digestivos, pasando por el virus de la hepatitis C (VHC) o la importancia de una adecuada hidratación y nutrición. Estos son algunos de los temas que han marcado la Jornada Aquarius de Formación en Gastroenterología: IV Jornada Ibérica y IX Española.

Según diferentes estudios realizados en diferentes países, los casos de pancreatitis aguda han aumentado en los últimos años y, de acuerdo con Enrique de Madaria, de la Unidad de Patología Pancreática del Hospital General Universitario de Alicante, lo que el especialista haga en las primeras 48 horas es clave.

El facultativo dejó claro que los sistemas pronósticos con los que cuentan los expertos hoy en día “son métodos objetivos para predecir gravedad”, pero recalcó que nunca han de sustituir “al juicio clínico”.

Si bien es cierto que recomendó a los médicos internos residentes de Gastroenterología, Medicina Interna y Atención Primaria (AP), que siempre tengan al paciente “adecuadamente monitorizado”, también advirtió de que existe una falta de conocimiento sobre cuál es la fluidoterapia más adecuada. De Madaria planteó que el suero ringer-lactato podía ser mejor que la opción de salino. Lo cierto es que la guía de la International Association of Pancreatology también se decanta por este uso.

“El dolor debe aliviarse rápida y eficazmente, aunque se requieren más estudios para determinar cuál es la analgesia más adecuada”, dijo el experto, agregando que, pese a que durante mucho tiempo no se ha hecho así, se debe dar de comer pronto al enfermo, aunque sea por sonda, en caso de que no tolere los sólidos.

Por otro lado, Enrique Rey Díaz-Rubio, profesor Titular de Medicina y jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico Universitario San Carlos y de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), incidió en que los ácidos biliares juegan “un papel homeostático mayor” del que se pensaba hace un tiempo y que su papel en la regulación del tránsito intestinal “va más allá de un efecto catártico irritativo”.

“Este conocimiento amplía las posibilidades para explicar el fenotipo de los pacientes con trastornos funcionales y proporciona nuevas oportunidades para el desarrollo de armas terapéuticas”, aseveró, añadiendo que “el desarrollo de fármacos basados en los receptores y transportadores de ácidos biliares parece tener un futuro prometedor”.

Nutrición e hidratación

En este marco, María José Devesa, del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos, se centró en la implicación del VHC en la insuficiencia renal.

Al respecto, insistió en la importancia de realizar un screening anual de patología renal en pacientes infectados por este virus e hizo un repaso de las alternativas terapéuticas disponibles y el impacto en la salud de los pacientes. “Existen terapias libres de interferón seguras y eficaces para pacientes con VHC genotipo 1 y 4 y enfermedad renal avanzada, no obstante está pendiente de establecer la seguridad renal de las terapias basadas en sofosbuvir”, concluyó.

En cuanto a la dispepsia, José Berkeley Cotter, director del Servicio de Gastrenterologia del Hospital da Senhora da Oliveira (Portugal), destacó que la endoscopia digestiva alta está indicada “como exploración de primera elección cuando hay signos que pueden ser considerados como una alarma”.

Cuando estos signos no están presentes, “es aceptable realizar procedimientos no invasivos y pruebas de Helicobacter Pylori para el tratamiento empírico, si los resultados son positivos”, señaló.

Durante este encuentro, también se puso en valor el rol que juegan las vitaminas y minerales en la nutrición óptima y sobre este asunto habló Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Aranceta mencionó el estudio Suvimax (2004) el cual mostró que la suplementación con antioxidantes, vitaminas y minerales no es eficaz para toda la población. Lo cierto es que, en su momento, no fue posible atribuir un efecto protector de complementos antioxidantes contra la isquemia cerebral.

El experto comentó que “no existe evidencia” que apoye la suplementación antioxidante con fines de prevención primaria o secundaria y que los suplementos antioxidantes —fármacos—, exigen supervisión.

Para terminar, Rafael Urrialde, director de Salud y Nutrición Coca-Cola Iberia, remarcó las principales conclusiones del I Congreso de Hidratación Internacional y III Nacional. “Los requerimientos de agua diarios establecidos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) son de 2 litrosdiarios para las mujeres y 2,5 litros para los hombres adultos, aunque la mayoría de la población europea no cumple estas recomendaciones”, apostilló, al tiempo que citó un trabajo publicado en Nutrients, el cual establece en tres países europeos que el 70 por ciento está adecuadamente hidratado, aproximadamente entre un 15 y un 20 por ciento está hiperhidratado y por debajo de un 10 por ciento está deshidratado.