Premios Fundamed
| viernes, 25 de noviembre de 2011 h |

La acción de Merck KGaA acumula en lo que llevamos de año una ganancia del 17 por ciento, lo que le sitúa entre los valores de la muestra con mejor comportamiento en este periodo. Este valor comenzó 2011 con una ganancia de posiciones, tendencia que se intensificó hasta el mes de mayo, cuando llegó a superar los 75 euros y a acumular en esos cinco primeros meses del año una subida cercana al 30 por ciento. Entre mayo y julio Merck KGaA se estabilizó y se movió por encima de los 70 euros, aunque en algunas ocasiones superó los 75 euros. En julio este valor no fue inmune a la corriente vendedora que barrió los mercados y sufrió en pocas semanas una intensa corrección, que le llevó a perder todo lo ganado en el año, e incluso le situó en negativo en el acumulado de 2011. A partir de agosto, Merck comenzó nuevamente a recuperar posiciones.

Sus resultados del tercer trimestre presentaron unas ventas de 2.531 millones de euros, con un crecimiento interanual del 3,8 por ciento. La división farmacéutica generó el 63 por ciento de estos ingresos, mientras que la división química aportó el 37 por ciento restante. Este crecimiento se vio afectado por un impacto negativo del tipo de cambio, así como por diversas desinversiones realizadas. Depurados estos dos efectos el crecimiento interanual se situaría en el 6,9 por ciento. Entre sus principales productos por volumen de ventas cabe señalar que Rebif tuvo un crecimiento del 8 por ciento mientras que Erbitux creció un 5 por ciento.

Por mercados geográficos, Europa aportó el 39 por ciento de la facturación del grupo con una evolución interanual plana, Norteamérica el 18 por ciento con un crecimiento del 12 por ciento y el resto de mercados internacionales creció a un ritmo del 13 por ciento. Por su parte, Latinoamérica aportó el 13 por ciento de las ventas totales, mientras que Asia, África y Oceanía contribuyeron con el restante 30 por ciento.

El margen bruto sobre ventas se situó en este trimestre en el 73 por ciento, dos puntos porcentuales menos que en igual periodo del pasado año. Cabe señalar que al apartado de I+D este grupo destinó en el tercer trimestre 370 millones de euros, un 6 por ciento más que en 2010. Esta inversión se concentró, principalmente, en el negocio farmacéutico, representando un porcentaje sobre ingresos del 19 por ciento, ratio notablemente superior al de la media del sector.

Por su parte, el resultado operativo ascendió a 333 millones de euros, un 8 por ciento menos que en 2010. El negocio farmacéutico generó el 57 por ciento de esta cifra mientras que el negocio químico el otro 43 por ciento. La caída de esta línea de la cuenta de resultados se debió por una parte a una menor rentabilidad en la división de productos químicos, así como al mayor gasto realizado en el apartado de I+D.

También el resultado operativo de la división farmacéutica presentó un descenso interanual del 15 por ciento afectado por diversos factores negativos, entre ellos el incremento en los costes de fabricación debido a la fortaleza del franco suizo, el mix de productos con una rentabilidad inferior a la del ejercicio anterior, y los costes de puesta en marcha de nuevas facilidades productivas en el área de biotecnología. Dentro de esta unidad, cabría destacar no obstante la mejor evolución de los productos de consumo, si bien su aportación al resultado consolidado del grupo es limitada.

Por otro lado, el beneficio neto del tercer trimestre de la farmacéutica ascendió a 263 millones de euros, un 9 por ciento menos que el obtenido el pasado año. En relación con su posible evolución en bolsa en el corto y medio plazo, los analistas bursátiles señalan que su tendencia actual es claramente ascendente, si bien su pendiente se ha atenuado en las últimas semanas.