Premios Fundamed
Carmen M. López Madrid | viernes, 15 de julio de 2016 h |

Tomando como premisa que las revistas científicas y los congresos publican cada vez menos casos prácticos y se centran más en los avances y en las investigaciones, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y CTO Editorial han decidido firmar un convenio de colaboración para la creación de la Revista Española de Casos Clínicos en Medicina Interna (RECCMI), como complemento a la publicación de la Revista Clínica Española de la propia sociedad.

Como explica el director de esta publicación, Carlos San Román, no es una revista de trabajos de investigación al uso, ya que la investigación está proliferando, y las revistas generalistas deciden publicar menos casos clínicos por cuestiones de espacio. En este sentido, “por parte de la comunidad científica se reivindica la aparición de casos prácticos, con el objetivo de contar la experiencia personal de cada uno de los profesionales”.

En este sentido, la idea principal de este acuerdo es dotar al ámbito de la medicina interna, tanto a nivel nacional como internacional, de una publicación periódica donde los expertos viertan sus experiencias y opiniones y, además, se fomente el debate y la presencia de ejemplos de casos clínicos concretos. De esta manera, se trata de impulsar el entusiasmo del internista por esta especialidad, mediante la mejora de la formación continuada y con una mayor atención a los pacientes que acuden al hospital.

“La revista está pensada para mejorar la formación de los profesionales sanitarios, tanto a través de una parte de aprendizaje de casos clínicos similares a los de la práctica clínica habitual sobre diagnóstico diferencial, como de otra reglada con contenido teórico sobre las enfermedades más prevalentes, atendidas en estos servicios”, comenta.

Foro con latinoamérica

Para San Román, RECCMI es un foro entre distintos países. Nace con vocación internacional de lugar de encuentro de los clínicos de habla hispana de Sudamérica, sin renunciar a transmitir su bagaje y su lenguaje al resto del mundo hispanohablante y, una vez traducido, al anglosajón y universal en general.

En este contexto, tiene la clara vocación de apertura a las sociedades científicas de medicina interna de América Central y América del Sur, pretendiendo ser un órgano de expresión clínica y científica que difunda las características de pacientes con procesos de enfermedad. Aunque la revista acaba de ver la luz (en julio se publicó el primer número), San Román adelanta que no se han detectado grandes diferencias en el abordaje de enfermedades que atañen a los internistas de unos países y de otros. El experto indica que “los casos clínicos son perfectamente superponibles entre regiones”. El manejo de los pacientes por los internistas o clínica médica es similar, de hecho, la propia formación entre profesionales tiene nexos de unión.

La troncalidad

Precisamente, si hay una cuestión que ha abanderado la SEMI es la troncalidad. Igualar la formación de los profesionales sanitarios al resto de países es un gran objetivo que persiguen todas las sociedades científicas.

En España, la sociedad de medicina interna se ha convertido en la gran defensora de este cambio en el modelo de formación especializada, ya que “es importante que cualquier profesional reciba una formación generalista”, explica San Román.

No sólo en medicina interna es importante la formación troncal, cualquier especialista tiene que tener una base común. “Parece evidente que uno no puede ser especialista en determinadas técnicas si no se ha hecho una formación generalista para entrar en cada una de las características propias de la especialidad”.

A través de los distintos casos prácticos que ofrece esta publicación se puede apreciar como el internista es en cierto modo el conductor entre los diferentes niveles asistenciales. “Este papel hay que reforzarlo”, asegura el especialista, al tiempo que explica que la base de la especialidad es la atención intengral de la persona enferma. A su juicio, el internista no puede dejar de seguir al paciente cuando sale del hospital y acude a otro nivel asistencial. “Los internistas somos fundamentales junto con los médicos de familia en el seguimiento de los pacientes”.

Precisamente, afianzar esta relación es uno de los retos de la medicina interna. Además, San Román insiste en que las complejidades de la propia sociedad con el aumento de la cronicidad y de los pacientes pluripatológicos exigen consolidar el perfil integrador de estos profesionales.

Más allá de la gestión de las enfermedades, los profesionales sanitarios también deben aprender a gestionar los recursos. Otro de los pilares fundamentales de la SEMI. San Román indica que la gestión clínica (GC) debe formar parte intrínseca de cualquier especialidad. “Uno no puede obviar todo lo que implica la gestión, cuando hace un trabajo, si se quiere ser eficiente”.

La Revista Española de Casos Clínicos en Medicina Interna (RECCMI) es una publicación oficial de la SEMI que amplía el contenido de publicaciones de la citada sociedad científica. Acoge documentos que describen casos inusuales o complejos que se pueden encontrar de forma cotidiana o esporádica en estas unidades. Como indica la propia publicación, las series de casos serán también aceptadas siempre y cuando muestren características poco frecuentes o manifestaciones de enfoque terapéutico lo suficientemente llamativas como para ser comunicadas por su aspecto formativo. El valor formativo y educativo de los documentos es el principal espacio de la revista que es de libre acceso.