A.F. Madrid | viernes, 25 de julio de 2014 h |

En la próxima década estarán en condiciones de jubilarse 16.349 médicos de AP, según datos de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), por lo que, en opinión de su secretario de AP, Salvador Galán, es fundamental incrementar el número de plazas MIR de la especialidad, teniendo en cuenta también la tasa de recirculación de la misma (casi 300 profesionales en la última convocatoria) y los médicos que trabajan en centros privados. En esta línea, se mostró “profundamente preocupado” por la posible descapitalización de la AP y sus consecuencias para el conjunto del SNS.

En el caso de la pediatría de AP, hay problemas añadidos. Los aproximadamente 2.914 pediatras que se jubilarán en la próxima década trabajan en atención primaria, y las variables expresadas para el médico de familia son aplicables también a pediatría con la diferencia de que el porcentaje de estos profesionales con actividad hospitalaria frente a los de primaria es superior.

De hecho, entre los años 2015 y 2027, más del 50 por ciento de los profesionales de primaria, tanto MFyC como pediatras, estarán en condiciones de jubilarse.

Los facultativos que comenzaron durante este año su residencia son sólo 1.574 médicos de familia y 402 pediatras, terminarán su formación en 2018 y pueden ser “totalmente insuficientes” para cubrir las jubilaciones que se produzcan en ambas especialidades tanto en AP como en hospitales y dentro de la sanidad privada. Por ello, y teniendo en cuenta la cifra de plazas convocadas en 2014, así como la capacidad formadora real del SNS y la disposición de licenciados, CESM exige un incremento de plazas en próximas convocatorias.