l Femyts cree que es una “trampa dialéctica” que responde a recortes económicos

l La consejería critica el “nulo” interés del sindicato en alcanzar un acuerdo

| 2009-12-04T16:21:00+01:00 h |

M.R.

Madrid

La sanidad madrileña puede quedarse sin alrededor de 900 médicos el próximo año —360 que cumplen los 65 años y 629 que están trabajando con edades comprendidas entre los 66 y los 70— por la denominada “prolongación de permanencia” en activo de estos profesionales a partir de los 65 años, publicada en el Boletín Oficial de la comunidad el pasado 27 de noviembre.

Pese a que la Consejería de Sanidad ha insistido en que se trata de una resolución que quiere garantizar la “continuidad voluntaria” del servicio activo de los facultativos con “experiencia acreditada”, para el sindicato médico Femyts no es otra cosa que una “trampa dialéctica”, pues hasta el momento los profesionales que deseaban prolongar su actividad en los servicios sanitarios públicos hasta los 70 años podían hacerlo sin mayores problemas e incluso se consideraba un acto de responsabilidad profesional en un escenario de escasez de médicos y con una población que ha crecido un 27 por ciento en los últimos diez años, tal y como reconoció recientemente el propio consejero de Sanidad, Juan José Güemes

Además, consideran que la prueba de idoneidad a la que la consejería les quiere someter —pudiendo cambiarles de destino y alejándoles del ambiente organizativo y de los pacientes a los que han atendido en los últimos años— supone un “trato vejatorio” hacia profesionales que han dedicado toda su vida a un servicio y un hospital y que, por lo tanto tienen una experiencia sobradamente “acreditada”. Por todo ello, creen que se trata de una decisión que responde a los recortes económicos impuestos por la Consejería de Hacienda y a los que los responsables sanitarios no han sabido hacer frente con argumentos de peso.

Precariedad laboral

Como ya advirtieron cuando la Administración anunció esta medida (ver GACETA MÉDICA, nº 310), desde Femyts apuntan que suprimir casi mil médicos en un año —el 15 por ciento de la plantilla— es una “aberración” cuyos efectos no se han evaluado y que no va acompañada de medidas complementarias que rejuvenezcan las plantillas, como la planteada por el sindicato para que por cada plaza de un médico que se jubile se cree una otra de interino hasta que se convoque la correspondiente Oferta Pública de Empleo.

Y es que para esta organización, Madrid se ha convertido en una de las regiones menos atractivas para el colectivo dado el alto grado de precariedad laboral —los eventuales suponen un 35 por ciento de la plantilla—, la imposición de turnos discrecionales y las “listas negras” de exclusión de contratación en otros centros a los médicos que protesten por ello.

Para la consejería, Femyts ha mantenido una actitud “errática” y ha manifestado un interés “nulo” en la búsqueda de un acuerdo, sin aportar ideas y ausentándose de manera “injustificada” de la mesa sectorial en la que se debatió —coincidente con el 30º Aniversario de CESM—. Por el contrario, ha recordado su apuesta por la consolidación de empleo estable y de calidad, destacando las 4.315 plazas ofertadas desde 2003, en las que se incluyen las 1.851 del presente año.