L.B. | martes, 05 de marzo de 2013 h |

Once días de negociación han sido necesarios dentro de la Mesa Sectorial de Sanidad para cerrar el Plan de Ordenación de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Un plan que, sin embargo, nace únicamente con el apoyo del sindicato Satse. CC.OO., Amyts y CSIT-UP no apoyan este plan, según el consejero de Sanidad Javier Fernández-Lasquetty, no tanto por un rechazo específico al mismo sino “al conjunto de medidas adoptadas”. Respecto a UGT y USAE, el consejero apuntó a que su posición final está condicionada a una consulta de sus respectivas ejecutivas.

El texto responde así a la necesidad de elaborar un plan que establece el Estatuto marco del personal sanitario y comprende los acuerdos puntuales en los que se ha ido avanzando con las organizaciones sindicales en estos últimos años. “No tiene por objeto fijar la plantilla, sino establecer un procedimiento para gestionar esa plantilla”, aseveró Fernandez-Lasquetty.

Uno de los puntos esenciales de este plan es que se detalla el procedimiento para retrasar la jubilación forzosa del personal estatutario a los 65 años del 30 por ciento de la plantilla. Para ello, según explicó Armando Resino, director general de RR.HH., se ha elaborado un estudio hasta 2017 de las edades del conjunto de profesionales. Además de analizar la evolución del personal en formación por el sistema de residencia, con el objeto de evaluar la posibilidad de sustitución de los profesionales que se jubilan.

Para pedir prorrogar la jubilación los interesados deberán presentar una solicitud a la gerencia del centro antes del 1 de noviembre de cada año, si bien la decisión final es de la dirección general de recursos humanos. Ésta tendrá que ir acompañada de una memoria que recoja la trayectoria profesional y que acredite los méritos del profesional. Los datos requeridos variarán entre especializada y primaria.

Otro de los puntos que se recoge en el documento es la movilidad, con los procedimientos de cómo llevarla a cabo en función de si es forzosa, voluntaria, la llamada concurso de traslados, comisiones de servicio, entre instituciones sanitarias con alianzas estratégicas, razón de salud, por violencia de género o como consecuencias de agresiones en el lugar de trabajo.

En tal caso, el consejero sí aclaró que el plan de ordenación se desvincula de la futura externalización de los servicios sanitarios. Asimismo, subrayó que el documento no entra en la cuestión de la renovación de los eventuales y recordó que la contratación de estos se realiza en función de dos parámetros, la necesidad de los servicios y la disponibilidad presupuestaria. “Estoy seguro que la mayor parte continuarán y serán renovados el 31 de marzo”, comentó el Fernández-Lasquetty al respecto.