Ganador/ hospital psiquiátrico de álava (Vitoria)

br

Juan pablo ramírez Madrid | viernes, 25 de octubre de 2013 h |

Más allá de su actividad interna, el Hospital Psiquiátrico de Álava trabaja para acabar con el “estigma” que pesa sobre este tipo de pacientes en la sociedad. Esta lucha requiere un trabajo de puertas hacia adentro y hacia afuera. “Este premio supone un estímulo muy fuerte para el trabajo que estamos realizando”, señala el jefe del Servicio de Psiquiatría del hospital, Jesús Ezcurra.

Una de las principales preocupaciones de Ezcurra es la adherencia al tratamiento. Esto requiere del paciente “una conciencia de la enfermedad”. Este objetivo significa evitar un gran número de recaídas que generan un daño en el paciente, su familia y la sociedad. Para llevar a cabo esta actividad resultan necesarias infraestructuras de recursos intermedios, como “hospitales de día, hospitales de rehabilitación comunitaria o centros de orientación terapéutica para las adicciones”.

Ezcurra destaca que en la actualidad Álava se encuentra bien preparada para la lucha contra las enfermedades mentales y reivindica el papel de las residencias en el objetivo de la adherencia al tratamiento. “Es importante que los presupuestos no bajen porque muchos de estos pacientes no van a poder ser autónomos y necesitan ayudas sociales”, destaca.

El hospital cuenta con diferentes unidades para atender de forma personalizada a estos pacientes. En la unidad de Subagudos, permanecen un máximo de seis meses. “Si vemos que ese paciente no puede salir a la sociedad o a alguna residencia vigilado, tendrá que pasar a la unidad de Rehabilitación, donde pasará otros seis meses o un año”. El centro cuenta también con una unidad de Psicosis Refractaria y ha puesto en marcha el Programa de Rehabilitación Cognitiva en Psicosis (Rehacop), que ha logrado resultados positivos.

Puertas hacia afuera, juega un papel clave la docencia. Junto al Hospital de Santiago de Vitoria imparte un curso para médicos desde 1993. También recibe visitas de escolares para que conozcan el centro y acabar con el estigma entre los más jóvenes.