Encuentro/ 55º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición

br

redacción Madrid | viernes, 17 de mayo de 2013 h |

Los trastornos de la glándula tiroidea están estrechamente relacionados con la fertilidad de la mujer. Así se ha puesto de manifiesto al menos durante la celebración del 55º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), celebrado entre el 15 y el 17 de mayo en Granada.

De este modo, Sergio Donnay, coordinador del Grupo de Trabajo de Déficit de Yodo y Disfunción Tiroidea de la SEEN, subrayó la necesidad de realizar screening en embarazadas de forma generalizada “al menos una vez al principio del embarazo, pues un mal control de esta patología aumenta el riesgo de abortos y de prematuridad, así como que de los hijos tengan una disminución en sus capacidades intelectuales”.

Y, en el caso de que una mujer embarazada esté ya en tratamiento por un trastorno de este tipo, Donnay aconseja que esta revisión se repita cada 6 u 8 semanas. Además, este profesional también recomienda que las mujeres embarazadas sean suplementadas con yodo y no solo con ácido fólico, una práctica que no está tan extendida en nuestro país. Donnay aportó también estudios recientes que demuestran que existe una relación directa entre un funcionamiento deficitario de la glándula tiroides y la subfertilidad, es decir, la dificultad de la mujer a la hora de llevar a buen término su embarazo.

Donde los resultados sí son positivos es en consumo de yodo. El estudio Tirokid, presentado en este Congreso y realizado en una muestra de 3.000 escolares españoles de entre seis y siete años, revela que el consumo de este mineral es bueno en nuestro país, no existiendo diferencias entre comunidades autónomas.

Obesidad

Estudios genéticos indican que el perfil de expresión de factores reguladores de la angiogénesis es diferente en tejido adiposo procedente de obesos mórbidos diabéticos comparado con el tejido adiposo procedente de obesos mórbidos que están metabólicamente sanos.

Unos resultados que, subraya Rajaa El Bekay, investigadora del Grupo de Endocrinología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, en Málaga, podrían significar una “diana terapéutica muy prometedora frente a la obesidad y el síndrome metabólico”.

En opinión de El Beckay, estos nuevos estudios genéticos podrían acabar con las dudas sobre la terapia anti-angiogénica, “un concepto bastante cuestionado por la paradoja de que el gasto de energía también podría requerir la angiogénesis”.