A. C. Madrid | viernes, 27 de noviembre de 2015 h |

La guía clínica de la Sociedad Europea de Endoscopia Digestiva (ESGE, por sus siglas en inglés) cuestiona en base a los estudios randomizados existentes en el momento de preparar el documento, la indicación de las prótesis de colon como procedimiento puente a la cirugía, argumentando una alta tasa de complicaciones con la técnica y el hecho de que la colocación de una prótesis aumenta el índice de recurrencia local de la tumoración ensombreciendo por ello el pronóstico de los pacientes.

Con motivo de dicha controversia, se celebró un simposio, organizado por Boston Scientific, en el marco de las Jornadas Nacionales de Endoscopia, en el que participaron el jefe de la Sección de la Unidad de Endoscopia Digestiva del Hospital General Universitario de Alicante, Juan Antonio Casellas, y Francisco Javier Jiménez, jefe clínico de Endoscopia del Hospital de la Ribera, Alzira (Valencia).

Respecto al primer punto, Jiménez indica que “aceptando que la técnica no está libre de posibles complicaciones, parece claro que, teniendo una experiencia adecuada, la tasa de complicaciones no es tan alta como la comunicada por ciertos artículos”.

Concretamente, y en lo que a la perforación respecta, esta tasa debe ser inferior al ocho por ciento, apostilla y, si esto es así, la literatura parece demostrar que el índice de recurrencia local “no es superior” a la que se registra en aquellos pacientes que son operados con carácter urgente, de modo que la técnica “sigue manteniendo su valor como procedimiento puente a la cirugía”.

No obstante, en aquellos centros donde la incidencia de perforación asociada a la colocación de una prótesis supera esa cifra, “probablemente, se deba suspender temporalmente la realización del procedimiento y revisar cuidadosamente tanto los aspectos puramente técnicos como el manejo posterior del paciente, prestando especial atención al periodo que transcurre entre la colocación de la prótesis y la cirugía electiva resectiva”, añade.

A su vez, Casellas explica que el stent estaría indicado cuando hay una oclusión del colon por cáncer de colon. De acuerdo con el especialista, se pueden dar dos indicaciones. Por un lado, poner una prótesis para, a continuación, operar al paciente y no tener que hacerlo de urgencia, evitando así una colostomía o, por otro lado, en pacientes que tienen un cáncer de colon avanzado.

Guía clínica europea

Después de analizar varios trabajos y estudios randomizados en la guía se llega a la conclusión de que las prótesis en pacientes con oclusión por cáncer de colon avanzado están indicadas y sería el tratamiento de elección. No obstante, se pone en duda la prótesis como puente a cirugía, explica Casellas, remarcando que la guía dice que no estarían indicados salvo en aquellos pacientes que tienen un alto riesgo quirúrgico; solo en estos casos se podría poner una prótesis puente a cirugía.

La sorpresa para los expertos fue rotunda, ya que llevaban mucho tiempo utilizando stents puente a cirugía. “Cuando para la elaboración de la guía se analizó a estos pacientes se observó que el resultado de la prótesis a corto plazo era bueno, pero en base a diversos estudios se dice que a la larga (5 o 6 años) se pueden producir recidivas en el tumor”, comenta Casellas.

De tal modo que el experto analizó esos trabajos sobre los que se había basado la guía y llegó a la conclusión de que si las prótesis las coloca un equipo de expertos y no se tarda mucho en operar a los pacientes, el aumento de recidivas no será significativo. A continuación, hizo la revisión de los pacientes a los que había colocado un stent puente a cirugía y los comparó con pacientes operados de urgencia. Lo que observó es que no había aumento en el número de recidivas a los cinco años, sino que eran “prácticamente las mismas”.

“La conclusión en el simposio fue que no hay datos suficientes para decir lo que asegura la guía y que de momento se pueden seguir poniendo prótesis puente a la cirugía mientras no se demuestre lo contrario”, apostilló.

La experiencia que han tenido con los stents colónicos ambos facultativos ha sido buena. “Ha sido muy satisfactoria tanto en términos de resultados clínicos del procedimiento como en la evolución posterior a largo plazo de los pacientes”, asevera Jiménez, quien puntualiza que hay estudios multicéntricos, en los que ha tenido oportunidad de participar, que refrendan los resultados observados a nivel individual.

Para concluir, ambos destacan los beneficios de esta práctica tanto para pacientes, como para los propios profesionales e, incluso, para el Sistema Nacional de Salud (SNS).

“Los beneficios de la colocación de una prótesis como puente a la cirugía electiva son el reducir la morbimortalidad de la cirugía urgente, disminuyendo la necesidad de realización de una estoma y acortando la estancia hospitalaria y, además, permite realizar un correcto estadiaje del paciente que permita plantear el tratamiento más adecuado”, comenta Jiménez. Mientras, Casellas resalta que se producen menos comorbilidades e incomodidades y que para el cirujano es mucho más sencillo, ya que se puede decantar por cirugía laparoscópica. Finalmente, concluye diciendo que para el sistema es mejor porque una intervención es “mucho más barata que dos”.

Juan Antonio Casellas,
Hospital General Univ. de Alicante

Se pueden seguir colocando stents colónicos mientras
no se demuestre
lo contrario”

Francisco Javier Jiménez, Hospital de la Ribera, Alzira

La experiencia
es satisfactoria en términos de resultados clínicos y en la evolución a largo plazo”