ADHERENCIA/ La SEFH celebró una jornada para compartir experiencias entre centros

br

E.M.C. Madrid | viernes, 23 de noviembre de 2012 h |

Alrededor de un centenar de centros se han sumado este año a la celebración del Día Nacional de la Adherencia al Tratamiento, el pasado 15 de noviembre. A través de dípticos y carteles trasladaron a los pacientes la importancia del cumplimiento terapéutico, mientras una representación de profesionales participaba en una jornada organizada por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) en la que se pusieron en común las fórmulas implantadas en los hospitales para alcanzar este objetivo y se debatieron otros temas, como la necesidad de mejorar la continuidad asistencial para evitar lagunas que den pie al abandono de las terapias, de manera que el enfermo no note diferencia entre el seguimiento que se realiza durante la estancia en el hospital y en el domicilio.

El vicepresidente de la SEFH, Miguel Ángel Calleja, explica a GM que la aportación que realizan los profesionales de la farmacia hospitalaria en este campo es crucial. No en vano, desde hace años los servicios atienden a pacientes crónicos a los que se les dispensa medicamentos de uso hospitalario. En esta toma de contacto, añade, “el profesional aprovecha para difundir toda la información que esté orientada al mejor cumplimiento del tratamiento en su globalidad, no sólo al que se dispensa en el hospital”.

Además, la nueva estrategia de abordaje de la cronicidad permitirá que los profesionales puedan realizar el mismo seguimiento a los pacientes que acuden a consultas externas o a las urgencias del centro, indica Calleja.

Los centros españoles han adoptado una serie de medidas con este objetivo. Por ejemplo, el vicepresidente de la SEFH destaca que habitualmente se proporciona una explicación de todo el tratamiento farmacológico con la indicación de cada medicamento. Además, se aprovechan las nuevas tecnologías para enviar, por ejemplo, SMS con el recordatorio de que han de tomar la medicación, o se realiza el seguimiento aprovechando el correo electrónico o los dispositivos de telefarmacia implantados en algunos centros. En cualquier caso, —destaca— es fundamental que el profesional pueda valorar la seguridad y efectividad del tratamiento, haciendo al paciente cómplice de los mejores resultados en salud del tratamiento que recibe.

Para Calleja hay momentos clave para fijar la adherencia terapéutica. “El inicio del tratamiento y los cambios en este son situaciones de transición importantes para lograr el vínculo con el nuevo medicamento o el ajuste de dosis”, asegura. Esos momentos son de “especial dedicación por parte del FH, porque una correcta comprensión por parte del paciente puede hacer que se implique más y, sobre todo, que determinados efectos secundarios que se pueden notar en esos primeros días no lleven al paciente a reducir su grado de adherencia”, indica.

El vicepresidente de la SEFH recuerda que la falta de adherencia es un problema afecta al 21 por ciento de los pacientes crónicos, según sus datos, y tiene una gran repercusión en su práctica diaria: “Nos afecta mucho —sostiene— porque hace que los fármacos sean inefectivos y pueden obligar a realizar un cambio en el tratamiento hasta el punto de inutilizar una línea terapéutica, perdiendo un tiempo muy valioso cuando se trata de frenar enfermedades como el cáncer”.

En cualquier caso, el papel de los profesionales del SFH no se limita a la atención continuada que ofrecen a los pacientes crónicos. La adherencia al tratamiento tras un proceso agudo con ingreso hospitalario puede estar condicionada por el grado de implicación de los farmacéuticos del centro. De hecho, Calleja recuerda que una parte de su labor es implementar la conciliación del tratamiento al ingreso, para evitar discrepancias con el que recibe durante la estancia en el hospital y al alta.

En este proceso, han cambiado algunas cosas. Hasta hace poco, insiste Calleja, el paciente tenía un gran desconocimiento sobre las medicinas que recibía durante el ingreso, una carencia que los profesionales tratan de paliar ofreciendo una explicación detallada. No obstante, el especialista reconoce que es habitual que, tras su marcha del centro, surjan dudas con el tratamiento que, en cualquier caso, pueden ser resueltas por el médico de familia o el farmacéutico de oficina de farmacia.